Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

PARQUE DE ATRACCIONES

DF Wallace portátil, p. 420-421
-Te estaban mirando por debajo del  vestido. A lo mejor tú no los has visto. Te han colgado cabeza abajo a una altura tremenda, han hecho que se te cayera el vestido y te han mirado. Han hecho visera con las manos y han estado haciendo comentarios. Lo he visto todo.
-Venga, no me jodas.
Resbalo y ella me coge del brazo.
-0 sea que esto no te preocupa. ¿Eres del Medio Oeste y esto no te preocupa? ¿O es que no te dabas cuenta de lo que estaba pasando?
-Da igual que me haya dado cuenta o no, ¿por qué me tiene que importar? ¿Qué pasa, porque haya gilipollas en el mundo me tengo que quedar sin subir a la Cremallera? ¿Me tengo que quedar sin dar vueltas? A lo mejor tampoco tendría que ir a la piscina o estar solo con mujeres por miedo a los gilipollas, ¿no? -Sigue ruborizada.
-Simplemente tengo curiosidad por saber qué tendría que haber pasado para que fueras y presentases una queja a la Organización de la Feria.
-Joder, mira que eres inocente, Babosa -me dice (el apodo es una larga historia: como si no lo hubieran oído)-. Los gilipollas son gilipollas y ya está. ¿Para qué sirve acalorarse y preocuparse más que para evitar que me divierta?-Todo el tiempo me sujeta del codo, la pendiente es jodidísima.
-Esto podría ser crucial -digo-. Podría ser la clase de contraste regional en materia político-sexual que mi revista chic de la Costa Este está buscando. El valor central que conforma una especie de estoicismo político-sexual deliberado por vuestra parte es vuestro punto de vista de la diversión prototípica del Medio Oeste ...
-Cómprame unas cortezas de cerdo, pedazo de memo.
- ... Mientras que en la Costa Este, la indignación políticosexual es la diversión. En Nueva York, una mujer que hubiera sido colgada al revés y contemplada reuniría a un montón de mujeres a su alrededor y montaría un frenesí de indignación politico-sexual. Se enfrentarían con el mirón. Presentarían una orden judicial. La Organización se vería envuelta en litigios carisimos: se habría violado el derecho de una mujer a divertirse sin ser acosada. Te lo aseguro. La diversión personal y la política confluyen en algún punto al este de Clevdand, para las mujeres.
La Compañera Nativa mata un mosquito sin mirarlo.

-Y también toman todos Prozac y se meten el dedo en la garganta demasiado a menudo por allí. Tendrían que dejarse de tonterías, subir allí arriba, dar vueltas sin hacer caso de los gilipollas y decir: “Que los jodan”. Es lo único que se puede hacer con los gilipollas.

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia