Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

1979

FRASE DE LA SEMANA

Je est un Autre, y muchos otros. Mire, ilustre consejero secreto, esta conclusión, a la que he llegado en los últimos años, tiene incalculables consecuencias jurídicas y psiquiátricas y bastaría para desquiciar cualquier existencia, incluyendo la de su amable familia, Usted bien sabe, querido consejero secreto, que yo tengo ahora los dos sexos del espíritu: pero el respeto que siempre he guardado por los códigos y la ciencia me obliga a esperar a que el mundo entero se disuelva y que quizá quede sólo yo para generar a la humanidad-Schreber, antes que atentar contra una sola de las frases lapidarias de nuestros textos. Yo sé que una cadena los sostiene a todos, y que ni siquiera el más pequeño de sus eslabones puede ser quebrado sin que el resto se desplome. No puedo, sin embrago, evitar sonreír cuando os veo a vosotros, hombres hechos fugazmente, moveros con la cabeza alta, liberados del peso de la burocracia divina. Vosotros no lo sabéis aún: el dios muerto pesa más que el dios vivo, y más que el otro os devora. Al menos el dios vivo estaba cubierto por su hipocresía y su distracción, pero vosotros tendréis que sentir las garras del dios muerto hasta en las raíces de vuestros nervios, porque ahora más que nunca necesita nutrirse de vosotros, ¡y en comparación con él cualquier rapaz terrestre es dócil¡ ¡No sabréis siquiera quién os desgarra la carne y devasta vuestros pensamientos, porque habéis perdido los Nombres¡”
Memorias de un enfermo de nervios, de Daniel Paul Schreber

TRADUCCIONES DE VILA-MATAS

1/43
Vila-Matas, Enrique: Dada aus dem Koffer: die verkürzte Geschichte der tragbaren Literatur [Alemán] / Orlando Grossegesse / München: Popa [Alemania], 1988. 125 p. Español: Historia abreviada de la literatura portátil
2/43
Vila-Matas, Enrique: Dada aus dem Koffer: die verkürzte Geschichte der tragbaren Literatur [Alemán] / Orlando Grossegesse / Frankfurt am Main: Suhrkamp [Alemania], 1991. 126 p. Español: Historia abreviada de la literatura portátil
3/43
Vila-Matas, Enrique: Abrégé d'histoire de la littérature portative [Francés] / Éric Beaumatin / Paris: C. Bourgois [Francia], 1990. 141 p. Español: Historia abreviada de la literatura portátil
4/43
Vila-Matas, Enrique: Voorbeeldige zelfmoorden [Neerlandés] / Judith Uyterlinde / Amsterdam: Nijgh & Van Ditmar [Países Bajos], 1992. 173 p. Español: Suicidios ejemplares
5/43
Vila-Matas, Enrique: Une maison pour toujours [Francés] / Éric Beaumatin / Paris: C. Bourgois [Francia], 1993. 158 p. couv. ill. en coul. Español: Una casa para siempre
6/43
Vila-Matas, Enrique: Suicídios exemplares [Portugués] / Miguel Castro Henriques / Lisboa: Assírio & Alvim [Portugal], 1994. 175, (8) p. Español
7/43
Vila-Matas, Enrique: Dada uit de koffer: beknopte geschiedenis van de draagbare literatuur [Neerlandés] / Doortje ter Horst / Amsterdam: Nijgh & Van Ditmar [Países Bajos], 1995. 124 p. Español
8/43
Vila-Matas, Enrique: Exemplariska självmord [Sueco] / Oscar Hemer / Lund: AEgis [Suecia], 1995. 156, (3) s. Español: Suicidios ejemplares
9/43
Vila-Matas, Enrique: Suicides exemplaires [Francés] / Éric Beaumatin / Paris: C. Bourgois [Francia], 1995. 187 p. couv. ill. en coul. Español
10/43
Vila-Matas, Enrique: Imposture [Francés] / Éric Beaumatin / Paris: C. Bourgois [Francia], 1996. 107 p. couv. ill. Español
11/43
Vila-Matas, Enrique: O casă pentru totdeauna [Rumano] / Mianda Cioba / Bucureşti: Univers [Rumania], 1996. 168 p. Español: Una casa para siempre
12/43
Vila-Matas, Enrique: Enfants sans enfants [Francés] / André Gabastou / Paris: C. Bourgois [Francia], 1999. 324 p. couv. ill. Español: Hijos sin hijos
13/43
Vila-Matas, Enrique: Suicidi esemplari [Italiano] / Lucrezia Panunzio Cipriani / Palermo: Sellerio [Italia], 1994. 186 p. Español: Suicidios ejemplares
14/43
Vila-Matas, Enrique: História abreviada da literatura portátil [Portugués] / José Agostinho Baptista / Lisboa: Assírio & Alvim [Portugal], 1997. 122, (5) p. Español: Historia abreviada de la literatura portátil
15/43
Vila-Matas, Enrique: Kortfattad inledning till den bärbara litteraturen [Sueco] / Miguel Ibáñez / Stockholm: Interculture [Suecia], 1988. 149, 1 p. Español: Historia abreviada de la literatura portátil
16/43
Vila-Matas, Enrique: Étrange façon de vivre [Francés] / André Gabastou / Paris: C. Bourgois [Francia], 2000. 160 p. couv. ill. en coul. Español: Extraña forma de vida
17/43
Vila-Matas, Enrique: Loin de Veracruz [Francés] / Denise Laroutis / Paris: C. Bourgois [Francia], 2000. 273 p. couv. ill. Español: Lejos de Veracruz
18/43
Vila-Matas, Enrique: Bartleby & Co. : Roman [Alemán] / Petra Strien / Zürich: Nagel und Kimche [Suiza], 2001. 237 S. Español: Bartleby y compañia
19/43
Hawthorne, Nathaniel; Vila-Matas, Enrique; Loayza, Luis: El velo negro del ministro y otros cuentos [Español] (1a ed.) / Luis Loayza / Barcelona: Sirpus [España], 2001. 79 p. Inglés
20/43
Vila-Matas, Enrique: Bartlempy ke Sia : Afigima [Griego moderno (1453-)] / Amalia Kapsala / Athina: Kastaniotis [Grecia], 2002. 198,3 p. Español: Bartleby y compania
21/43
Vila-Matas, Enrique: Le voyage vertical [Francés] / André Gabastou / Paris: C. Bourgois [Francia], 2002. 285 p., couv. ill. en coul. Español: El viaje vertical
22/43
Vila-Matas, Enrique: Bartleby et compagnie [Francés] / Éric Beaumatin / Paris: C. Bourgois [Francia], 2002. 218 p., couv. ill. en coul. Español: Bartleby y compañía
23/43
Vila-Matas, Enrique: Le voyageur le plus lent [Francés] / André Gabastou; Denise Laroutis / Nantes: le Passeur-Cecofop [Francia], 2001. 212 p., couv. ill. Español: El viajero más lento
24/43
Vila-Matas, Enrique: Die merkwürdigen Zufälle des Lebens [Alemán] / Petra Strien / Zürich: Nagel und Kimche [Suiza], 2002. 158 S. Español: Extraña forma de vida
25/43
Gide, André; Vila-Matas, Enrique: Paludes [Catalán] (ISBN: 84-9710-052-2, 1a ed.) / Núria Petit / Barcelona: Destino [España], 2003. 151 p. Francés: Paludes
26/43
Vila-Matas, Enrique: La lecture assassine [Francés] (ISBN: 2-914834-02-0) / Pierre-Olivier Sanchez / Albi: Passage du Nord-Ouest [Francia], 2002. 101 p., couv. ill. en coul. Español: La asesina ilustrada
27/43
Vila-Matas, Enrique: Le mal de Montano [Francés] (ISBN: 2-267-01690-7) / André Gabastou / Paris: C. Bourgois [Francia], 2003. 398 p., couv. ill. en coul. Español: El mal de Montano
28/43
Vila-Matas, Enrique: Bartleby et compagnie [Francés] (ISBN: 2-264-03613-3) / Éric Beaumatin / Paris: 10-18 [Francia], 2003. 218 p., couv. ill. Español: Bartleby y compañía
29/43
Vila-Matas, Enrique: Étrange façon de vivre [Francés] (ISBN: 2-264-03293-6) / André Gabastou / Paris: 10-18 [Francia], 2003. 158 p., couv. ill. Español: Extraña forma de vida
30/43
Vila-Matas, Enrique: Den vertikale reisen [Noruego] (ISBN: 82-560-1353-2) / Christian Rugstad / Oslo: Solum [Noruega], 2002. 233 s. Español: El viaje vertical
31/43
Vila-Matas, Enrique: Bartleby & Co. [Noruego] (ISBN: 82-560-1408-3) / Christian Rugstad / Oslo: Solum [Noruega], 2003. 220 s. Español: Bartleby y compañía
32/43
Vila-Matas, Enrique: Risiken & Nebenwirkungen : Roman [Alemán] (ISBN: 3-312-00338-5) / Petra Strien / München, etc.: Nagel und Kimche [Alemania], 2004. 348 S. Español: El mal de Montano
33/43
Vila-Matas, Enrique: Risiken & Nebenwirkungen : Roman [Alemán] (ISBN: 3312003385) / Petra Strien / Zürich: Nagel und Kimche [Suiza], 2004. 348 S. Español: El mal de Montano
34/43
Vila-Matas, Enrique: Bartlbi i kompanija [Serbio] (ISBN: 86-447-0145-2) / Marija Dimitrijević / Beograd: Plato [Serbia y Montenegro], 2003. 162 str. Español: Bartleby y compania
35/43
Vila-Matas, Enrique: Pour en finir avec les chiffres ronds : chroniques littéraires [Francés] (ISBN: 2-914834-09-8) / Pierre-Olivier Sanchez / Albi: Passage du Nord-Ouest [Francia], 2004. 236 p., couv. ill. Español: Para acabar con los números redondos
36/43
Vila-Matas, Enrique: Paris ne finit jamais [Francés] (ISBN: 2-267-01732-6) / André Gabastou / Paris: C. Bourgois [Francia], 2004. 291 p., couv. ill. Español: Paris non se acaba nunca
37/43
Vila-Matas, Enrique: Ha-massa ha-anakhi [Hebreo] / Urit Kruglansky / Jerusalem: Keter [Israel], 2004. 204 p. Español: El viaje vertical
38/43
Vila-Matas, Enrique: Paris hat kein Ende [Alemán] (ISBN: 3-312-00357-1) / Petra Strien / München: Nagel und Kimche [Alemania], 2005. 285 S. Español: París no se acaba nunca
39/43
Vila-Matas, Enrique: Bartleby a spol [Checo] (ISBN: 80-86955-48-6, 1. vyd.) / Lada Hazaiová / Praha: Garamond [Checa (República], 2006. 184 s. Español: Bartleby y compañía
40/43
Vila-Matas, Enrique: Le voyage vertical [Francés] (ISBN: 2-264-03614-1) / André Gabastou / Paris: 10-18 [Francia], 2004. 285 p., couv. ill. en coul. Español: El viaje vertical
41/43
Vila-Matas, Enrique: Le mal de Montano [Francés] (ISBN: 2-264-03923-X) / André Gabastou / Paris: 10-18 [Francia], 2005. 1 vol. (398 p.), couv. ill. Español: El mal de Montano
42/43
Vila-Matas, Enrique; (Scipione, Ileana-Cornelia): Bartleby & Co [Rumano] (ISBN: 973-576-703-1) / Ileana-Cornelia Scipione / Bucureşti: RAO International Publishing Company [Rumania], 2005. 192 p. Español: Bartleby compañia
43/43
Vila-Matas, Enrique: Bartleby & co. [Danés] (ISBN: 87-7378-272-6, 1. oplag) / Sigvard Bennetzen; Oscar K / København: Politisk Revy [Dinamarca], 2005. 171 sider Español: Bartleby y compañia


INCIPIT 100. Y PASAVENTO YA NO ESTABA / ENRIQUE VILA-MATAS

Advertencia
Salvo Gombrowicz en seis horas y cuarto, Ventanas de la alta madrugada y Un plato fuerte de la China destruida (textos que relaciono aleatoria y afectuosamente con Argentina), el resto de los textos incluidos en este libro fueron escritos después de mi novela Doctor Pasavento. El aire de familia les viene dado por el eco y la nostalgia que a veces se nota respecto al tema de la desaparición, que a su vez era el tema de Doctor Pasavento, aunque en realidad de lo que de verdad se hablaba en ese libro era de la dificultad de no ser nadie.
Muchos años después de terminados, los libros siguen persiguiéndome. Es más, por lo general, no entiendo de que trataba realmente aquel libro o aquel otro hasta muchos años después, que es cuando empiezo a ver en profundidad de qué en realidad estuve yo hablando en aquella novela, o en aquel cuento. Y así ha llegado a ocurrirme que, por ejemplo, en Munich, en la presentación de Bartebly y compañía en su versión alemana, Michael Krüger, el escritor que hizo la introducción en público, me dejar sorprendido cuando calificó de profundamente angustioso el tema de los escriotres que dejan de escribir. Me reía aquel día yo en secreto pensando que los alemanes son demasidao serios y profundos, hasta que, años después de aquella presentación, comprendí de pronto una tarde, con extrema y terrible nitidez, a qué había estado refiriéndose Krüger en su introducción de hacía ya muchas tardes en Munich; comprendí de golpe la angustia de la que hablaba y sobre la que yo había perorado en Bartebly y compañía sin darme cuenta
7

INCIPIT 99. TRIFERO / RAY LORIGA

SILENCIO
No diré su nombre.
Cuando la lluvia dejó por fin de golpear la superficie del lago, llegaron la nieve y el hielo y luego, como cada año, la primavera. Al animarse el bosque y los jardines de la vieja mansión Happensauer, Saúl Trífero, contrario al ritmo de todas las cosas, se encogía.
Jamás diré su nombre. Insiste. Levantando entre su determinación y sus verdaderos impulsos un muro coronado con alambre de espino, como los que se alzan entre sí países en guerra. Para luego, cubierto ya por la oscuridad de la noche, arrastrarse de un lado al otro como un desertor o un fugitivo. Cruzando desde este lado; la renuncia, hasta el otro; su nombre.
Saúl Trífero se da cuenta entonces de que está de pie, sin motivo, y vuelve a sentarse. Se asusta: ¡A lo mejor hasta he alzado la voz¡ ¡Qué tontería¡, vea usted que ni siquiera llevo una foto de ella en la cartera. (Saca unos billetes doblados y la cuenta de su último almuerzo.)

INCIPIT 97. LA FORMULA PREFERIDA DEL PROFESOR / YOKO OGAWA



Mi hijo y yo le llamábamos profesor. Y el profesor llamaba a mi hijo «Root», porque su coronilla era tan plana como el signo de la raíz cuadrada.
-Vaya, vaya. Parece que aquí debajo hay un corazón bastante inteligente —había dicho el profesor mientras le acariciaba la cabeza sin preocuparse de que se le despeinara.
Mi hijo, que llevaba siempre una gorra para que sus amigos no se burlasen de él, metió la cabeza entre los hombros, a la defensiva.
-Utilizándolo, se puede dar una verdadera identidad a los números infinitos, así como a los imaginarios.

FELIZ NAVIDAD CON DON RAMON

Por la divina primavera
me ha venido la ventolera
de hacer versos funambulescos
-un purista diría grotescos-.
Para las gentes respetables
son cabriolas espantables.
Yo anuncio la era argentina
de socialismo y cocaína,
de cocotas con convulsiones
y de vastas revoluciones.
Resplandecen de amor las normas
Eternas, renacen las formas.
Ramón María del Valle-Inclán, La pipa de Kif, Clave II, 18 estrofa.
Qué mejor manera de desearos felices fiestas que una festiva poesía de don Ramón María del Valle-Inclán. Ahí arriba la teneis.
Arrivederci

TENDAL PANADERO

Tendal Panader, esa es la denominación con la que la ubicua Luisa; esa gran organizadora de eventos, esa maestra de ceremonias, esa ar tis ta, la simpar Luisa, nos ilustra sobre el tendal de hoy.
Panadero, ¿por qué? Será por la ropa blanca, siempre unida a la harina y a la limpieza de los hornos, o será por la casa que admiramos, ¿es la casa del panadero? Y si es así, ¿dónde está el horno? ¡Ah¡ las viejas casas de aldea, en las que sobresalía como un anuncio de otra buena esperanza la barriga, la gravidez oblonga del horno. Ya no quedan esos hornos, ya no están más que en pocas casas de aldea, en lugares remotos de esta Galicia nuestra, de esta tierra vieja, usada y triste.
Ciao

FLOR DE SANTIDADE

Ao lonxe destacábase a figura dun forasteiro, desgreñado e bizantino, co seu gabán empapado, adornado pola vieira, e o bordón engarzado á diestra. Vaise achegando ao pobo pola ponte antiga, unha vella estrutura de madeira e pedra que resiste o paso dos séculos, cos seus arcos combados, as claves desencaixadas e unha insólita enfermeiría de peregrinos no medio. Un hospital gótico construído polo diaño nunha noite co fin de apresar un soño romántico. O home detense, entre a néboa, sen rumbo, no medio da praza dos taxistas. Sen coñecelo de nada os dous únicos condutores saúdano, como se fixo sempre, tan afables como aburridos: tres ou catro viaxes diarias sonche pouca faena.
O neno está colgado, mecéndose, enriza da baranda ferrumbrosa dunha paquetería. “A Crisálida”, lese, con fina caligrafía procesal case borrada pola humidade, a humildade e o tedio. Mantense á espera, véndoo chegar, con ollos espectantes, unha pequena novidade nese mundo inzado de tanta nada; sempre atendendo, agardando, esperando por ese Godot que arribará de ultramar. Ten un nome anticuado o mozo, Higinio, e leva unha vida monótona, vella, cativa. Parece tan abatido como as pedras musgosas que cobren as columnas dos soportais, tan afincado como as losas rezumantes de líquenes que conforman o empedrado. A imaxe triste dun tempo petrificado.

O seu pai morreu afogado uns anos antes, un naufraxio no máis dourado dunha infancia rezumante de agarimo. Non se soubo que sucedera. O corpo apareceu ao fin, inchado e mordido, verde flotando escuro na prata dun mar de viño, tras unha semana de incesantes procuras, berros da nai, silencio nos fillos e susurros desde o leito da esposa. O neno non puidera desprenderse dun duelo feroz, incapaz de desaloxar do pensamento aquela imaxe fatídica, cóncava. A figura dolosa dunha morte acuaria.
¡Que inverno aquel¡ A terra e o mar, o ceo e o aire embravecidos sen pausa durante todo o ano. Os barcos arriscándose cada día. As mulleres cos seus rezos ao Señor Santiago e á Virxe do Carmen. O neno, manso como unha pomba e humilde como a terra, acompañaba á súa nai ao peirao na madrugada. Levántanse xuntos para ver a chegada os barcos entre a mareixada. ¡Que inverno aquel¡ O país revolto polas folgas nas grandes fábricas. Os obreiros combativos, varios mortos asasinados nos asteleiros da cidade. A radio emitía malas noticias desde a capital, resoaban tambores de guerra nos cuarteis. ¡Que inverno aquel¡ O pobo intranquilo, a incerteza facendo estragos en cada casa, os cambios que se acaecían afectaban a todos e ninguén sabía de certo o que ocorría, por canto tempo, tampouco que podería pasar. Bazas fulleras campaneando por todas partes.
O peregrino pregúntalle onde pode durmir e o rapaz se apresta a ensinarlle os dous sitios que dan camas. Pero non atopan nada libre nos hostais, unha nova remesa de obreiros da central térmica ocupouno todo, e aínda se esperan máis traballadores para terminar por fin a fábrica do embalse. O neno lévao a casa e a nai acólleo, dándolle acubillo no baixo da construción mariñeira, onde unha pequena habitación cunha cama de ferro cromado ten un ventanuco que dá á rúa da Victoria Nacional. A muller pregunta ao romeu sobre a súa ruta. “Desde a mesma Pamplona veño, señora. Con sorte mañá chegarei a Santiago, por fin bicarei ao Apóstolo, Señor do Trueno, e buscarei remedio co Santo dos Croques ao meu esquecemento”.
A moza soña cada noite con esa nenez, xa remota. Agora está repetindo COU nun internado compostelán e nada foi como el pensaba quería imaxinaba. O aparecido sentado no centro da cama parécese moito ao seu pai. Está chorando, fíos de bágoas vermellas márcanlle as fazulas roídas polos peixes. Nótaselle molesto e desconfiado. Ao miralo, Higinio dáse conta de que algo non vai ben. O home está celoso, as súas queixas e as súas protestas entran e saen, percorrendo todas as habitacións do internado. Higinio espértase gritando e enseguida dórmese asustado. De madrugada aparéceselle o seu pai outra vez, morto vestido de branco, cun traxe imposible de mariñeiro falso. Algunhas outras noites, con todo, visítao o peregrino, níveo. ¡Aí mesmo, mirando pola fiestra, rompendo as verxas coma un titán¡ Recóstase aos pés da liteira, pídelle amable que volva a casa; pero ao mesmo tempo que sorrí, a sua mueca asusta. Gargalladas transparentes resoan, a moza grita levántase os compañeiros espertan o estranxeiro desaparece. Higinio veo afastarse, de esclavina e chapeu calañés, cun báculo de ouro e xacintos engarzados.

*****

Pola mañá, moi cedo, o neno esperta nervioso e baixa á cociña. O peregrino non está. Higinio sae á rúa e contempla como o seu amigo ascende por entre a escarcha do monte. Sobe animoso, escalando a costa barcina e argéntea dun carreiro trillado por rebaños, caiados e carros, hollado cos zocos dos aldeanos. Higinio entristecese, sentíndose baleiro, e un profundo malestar apodéraselle do corpo.
O neno sae do portal apurado, ten que cruzar correndo o pobo para deixar polas casas o xornal. Rápido, antes de que soe a sirena do colexio. Na súa familia todos teñen que traballar. O irmán na pesca, a nena servindo co dentista no chalet, a nai no seu: a casa, a horta, o curral, as bestas. Churras, churras, oíase dicir á muller na traseira da casa; tiña que ocuparse pronto enseguida dos animais para poder visitar a unha curmá. Pitas, pitas, pitas, pitas, seguía a muller.
O neno está doente, doliente, melancólico, como ido, e a ela parécelle que lle botaron o mal de ollo. A sua parente, encerrada na casa desde moi nova, seica poida axudala no seu designio, descifrar os augurios infaustos que sinalan as cartas. Pero a nai tenlle medo a aquela inválida histérica. A morte sempre ten merodeado por aquel leito seu de vella endemoniada. “Meigas fora”, a muller sorpréndese e persignase ao escoitar a súa propia voz renegando dun familiar.
Higinio é un neno fantasioso. Pensa todos os días en fuxir do pobo, pero teme que o alcance a noite. Imaxínase perdido nun camiño solitario, errante fronte a un carreiro polo que non chegaría a ningunha parte, chegado a bifurcacions insospeitadas, durmindo na aurora baixo un cruceiro gótico. Sen saber o porqué do seu desexo, soña co retorno do peregrino. Imaxínase con el en casa, conversando mentres escoitan escuras novidades repetidas polo parte; rebatindo ao primoxénito na mesa; xogando en cama á brisca cando a súa nai plancha; lucindo no paseo os domingos á súa irmá.
A muller decídese a ir a casa da adivíña, a súa sogra acompáñaa, mal encarada, rosmando. A meiga recíbeas na súa habitación, un lobicán durme ao seu lado; a enferma vive encamada desde nena. Non ten nin que sacar a baraxa, coñeceu tantos casos similares. Nada máis vela dille nun rumoreo que xa sabe o que vén pedirlle. “Compre co levedes a San Andrés de Teixido” fala mentres se dá a volta; e o can esperta cando oe a voz da súa ama, fiero, ensinando as súas armas ás dúas mulleres.
Teñen que esperar unhas semanas pola festa do santo. Ao fin chega a data da romaría, van no autobús ata Agarimo e logo cruzan andando toda a serra. Higinio carga cunha facha xigantesca, a vela é máis alta que el e tan grosa como o cabo dun remo. A avóa e a nai percorren a última costa de xoellos. A aldea divísase ao fondo, ateigada de xente devota, as pregarias baixan da montaña ao mar, ata polos acantilados vense grupos de paisanos ofrecidos ao santo, os rezos érguense ante o verde do auga para chegar ao azul do ceo. Cando entran os tres na capela, o sangue cobre as pernas de ambas mulleres e pingas penitentes puntean a cantería románica. O neno, serio e piadoso, deixa a súa candea nunha pila inmensa baixo a bóveda de oxivas, a cera inunda o cruceiro como unha onda de prata. Os exvotos cobren as paredes e tres pesqueiros colgan da viga mestra, resplandecendo a súa quilla á luz amarela dos cirios.

*****

Un día moi cedo retorna o forasteiro. Atópase co neno, aínda é de noite e axúdao no seu traballo mañanero. Cóntalle que está de paso, camiño á súa terra aragonesa, tras penar ao apóstolo unha falta moi grande: quince días pasou de ayuno en San Francisco e tres de penitente baixo o Cordeiro do Pórtico. Dille que regresou porque quere agradecerlles a *hospitalidade. Trouxo para a nai un pequeno botón de azabache indio e para o neno a cruz do Apóstolo. Higinio acompáñao a casa, déixaos falando: a muller agradecida, o home cautivado; e o pequeno corre contento a xogar ao escondite cos seus amigos polas ruínas da fábrica de curtidos.
Cando regresa atopa á súa nai soa; Higinio querería terse despedido do estranxeiro. Ao día seguinte o neno quédase en casa, non quere ir ao traballo, nin despois ao colexio. Non conseguen levantalo da cama. Pero el sabe que non se atopa mal. Ao contrario, nada di, pero malia o seu merma, non é malestar o que sente; é confuso benestar, alivio, un descanso eterno ao que aspira.
Pasan semanas, a nai teme que o neno quédaselles na cama para sempre, como contan que pasou coa súa curmá a meiga. Sabe que na súa familia sempre habitou unha vena mística. Decide tomar medidas. Lévao ao pósito a que o mire o seu médico de cabeceira.
O doutor Amado non observa nada raro. Logo de comprobar os resultados das análises recoméndalle que vaia co neno a un psiquiatra da capital. O especialista da Coruña dáse conta de que a orixe da melancolía é o forasteiro, algo que a curmá non quixo revelar. O neno mórrese por ter un pai e o peregrino ocupou ese lugar tan imaxinario como real.
Pero o home quedouse no pobo. Vive escondido nun alpendre da horta. Algunhas noites entra na casa, ás escuras, escalando a parra. O neno está ao tanto destas visitas, asúmeas e favoréceas: a súa idea, o seu anhelo, consiste en que o romeu poida ficar na casa. Os seus irmáns tamén descobren ao meteco, pero as súas opinións son contrarias, pretenden botar ao intruso e acosan á nai con preguntas e esixencias. Aínda que non poden; é unha muller moi forte, viuda de vivos, e non se dobrega ante a inimiga filial. A relación da parella comeza a ser tan evidente como ilícita. Os corrillos crecen polas casas do pobo. Os irmáns acoden a buscar o consello da familia paterna. Os parentes do afogado conxúranse. Tres homes danlle unha malleira ao estranxeiro, déixano tirado morto malferido na bodega, cos porcos olisqueando os zapatós e as pitas asustadas tralo somier que sostén da alambrada.
Higinio non se decatou do ocorrido. Pasa todas as tardes na fábrica, sempre xogando ao escondite cos seus amigos. Á noitiña vanse ao varadeiro, baixo o añil do ceo pasan de man en man os mistos. Cando todo queda fusco comezan a contarse vellas historias de medo antigo: o home lobo, a santa compaña, meigas, trasgos, sochantres e aparecidos.

*****

O rapaz deixa o colexio e comeza a saír a pescar máis aló de ríaa. Convértese no home da casa. A irmá entrou interna no pazo do avogado e o primoxénito derrotado vencido abandonou á nai. Higinio é o benxamín que foi coroado. Pero, máis aló desa a súa imaxe adusta, a muller mórrese de pena, non quere que o seu pequeno vaia ao mar cada noite. Teme que atope o mesmo final que levou ao pai. A visión do seu marido obsesiónaa. O seu cadáver, inflado e putrefacto, devolto polo auga logo de vagar dez días nas profundidades de ría, aparéceselle cada vez que ve saír o barco co seu pequeno saudando dende a proa.
De súpeto Higinio creceu dez anos. Traballa como o que máis, aprende antes que ninguén. Tamén comeza a beber e a xurar, igual que todos. Non se preocupa, non fai nin máis nin menos que canto vai. Se existisen os grumetes entre a pesca de baixura, el cumpriría á perfección ese papel; pero non é así. No traballo os mariñeiros compárteno todo e a igualdade é a principal insignia; axudan ao principiante, aínda que é un máis e lévase o seu quiñón como calquera. Higinio faise amigo do patrón, o vello Botas trátao coma se fose un fillo e o neno venérao.
O rapaz perde a melancolía. Levántase cada día animoso tenaz seguro, preparado para almorzar e comer enseguida forte e saír pronto renovado contento ao mar. Do océano gústanlle os seus ruxidos, os sustos, o vaivén do pesqueiro, o baldeo das olas pola ponte; do oficio as noites en vela, o arrastre das redes en mar aberto, tapar con bancos de prata as cadernas, recoller as nasas do esteiro á volta, subastar a mercancía ao alba na rampa; e ás veces ata o deixan levar o timón un intre. Só cando non está o vello capitán na ponte. Ao pilotar séntese Lord Jim. Non lle asustan as profundidades mariñas, sábeas cheas de vida, cunha existencia abisal, prolífica e soberbia, que Higinio querería coñecer. Pensa que non é imposible. O seu pai soubo dela.
A parella continuou as súas relacións ilícitas. Tras uns meses de intercambio de cartas, algunha conferencia desde a centralita e breves encontros clandestinos na capital, volve o forasteiro. A familia acéptao, a avóa recoñece que á fin e ao cabo será como un pai para os seus tres netos orfos e tamén un amparo para a nora. Ademais, xa pasaron máis de tres anos da morte do seu fillo e o loito cumpriuse como correspondía. Os cuñados respectan a sabia decisión da súa nai. O primoxénito vencido derrotado só di: “E daquela”
Logo de varios meses de exames, vixilancia e promesas, a parella cásase. O pai peregrino traslada o seu reloxería desde Pamplona ao pobo. Enseguida toma as rendas da casa. A esposa deixa a horta, o río e os animais; o home regálalle cremas, vestidos, un chapeu, luvas e xoias. Os maiores volven ao fogar: a nena aproba a reválida e matricúlase na Normal, o maior prepárase no oficio co seu padrastro. O fillo menor non pode seguir así: traballando e bebendo coma se fose un adulto; apenas ten catorce anos. O home quere que estude, ten que labrarse un porvir; e así é como Higinio acaba nun internado, pesaroso nas verdes pedras compostelanas umbrías cansas.

BELLE TOUJOURS

FRASE DE LA SEMANA

Dicen que cuando aún estamos en el cristal de la placenta vemos toda nuestra vida pasar en fragmentos desordenados y rotos, aúmulo que olvidamos en el instante de nacer. Después, vivimos reordenándolos sin darnos cuenta. es ese el caos de secuencias que volvemos a ver momentos antes de la muerte; y entonces sentimos el inevitable placer del retorno al vientre.
AFM

RESUMEN DE HERRUMBROSAS LANZAS. LIBROS I-VI

A veces un destino es independiente de las fuerzas antagonistas que lo dominan y empujan; y si esas fuerzas -en un moemnto dela historia dominado por la simplificación, por la servidumbre de todos los factores a uno prioritario- se reducen a dos bandos enemigos empeados en el mismo y opuesto triunfo, es posible que enotonces el destino se apareje a las intenciones ocultas de uno y otro para obtener una resultante muy diferente de los móviles y de los objetivos de cada uno de ellos. Y aquel destino quería que la guerra se prolongara, aunque fuera innecesaria; que se prolongara incluso más allá de sí misma, a lo largo de una rencorosa, sórdida y vengatiza paz; y quería que hasta donde alcanzasen las vidas de los combatientes -y acaso las de sus hijos- se desarrollasen en un país diezmado y quimérico, en el que ni germinarían las semillas de las ideas nuevas y modernas no volverían a cultivarse los antiguos jardines. Se trataba de un destino con la vista puesta en un limbo de himnos y colgaduras -un limbo de vocablos- donde hasta las rosas habíande florecer para tomar partido.
(Libro I)
Y quién sabe si aquel malhadado y afortunado asunto les sirvió para ceptar con fuste tamaño destino, para engolfarse en la lucha sin volver a pensar en su prevenido resultado, para encararla sin ninguna clase de derrotismo, para adoptar y dar el nombre propio a la criatura que otros habían dejado huérfana y para, puesto que estaban empeñados en un juego que no mostraba más qeu una salida y un ólo ganador señalado de antemano, aprovecharlo en cada envite para exhibir sus aptitudes para él y, de paso y si a mano venía, extraer de su desarrollo alguan que otra satisfacción personal.
(Libro VI)
Los meandros de la sintaxis benetiana, deliberada y obviamente artificiosos, relazan justamente este último dato: el narrador nos obliga aplegarnos a sus propias exigencia, para que no descuidemos que no hay más realidad ni más valor que la voz que cuenta. (Claro está, dicho sea de paso, que la renunica a seguir una línea argumental simquiebros o "digresiones" y, en concreto, la prolongada incursión en el siglo XIX que nutre el libro VII de Herrumbrosas lanzas, en buena medida, no son sino otra versión, a distinta escala, de la misma técnica. ) Pero no dispar, y más inmediatamente perceptible, es la función del otro rasgo discantado por la crítica: pues la escasez de diálogo es uno de los modos más tajantes de promulgar el principio del narrador, el imperio del estilo sobre todas las cosas. La singularidad estilística de la voz que cuenta se impone tan ineludiblemente al lector como el destino se impone a los personajes. El estilo es el destino.
Francisco Rico, 12 de septiembre de 1986

LOS TRIAS DE BCN -Y JB-

No pasa un día sin que don Juan apareza en el munco; hoy, sin ir más lejos, dice don Félix de Azúa en El País:
" Algunos privilegiados muestran tanto espíritu en el cuerpo como en el alma. Los libros de Juan Benet son muy buenos, pero no son nada comparado con haberle visto en vivo con un mazo de folios en la mano y perorando sobre la teodicea de Leibniz, sobre la que no tenía ni puñetera idea [ni falta que hacía, creo]. Carlos Trías era uno de estos individuos magníficos, y por eso su ausencia física es más dura de sobrellevar que la de otros que también han escrito libros, pero que eran más cansados de mirar"
Los Trías de Barcelona, El País, 070910.

FRASE DE LA SEMANA

Por otra parte, mientras continuaba hablándome del pasado, sin duda para demostrarme que no había perdido la memoria, lo evocaba de una manera fúnebre, pero sin tristeza. No cesaba de enumerar a todas las personas de su familia o de su mundo que no existían, menos, según parecía, con la tristeza de que no vivieran que con la satisfacción de sobrevivirlos. Parecía que recordando su muerte tomara mejor conciencia de su retorno a la salud. Con una dureza casi triunfal repetía con un tono uniforme, ligeramente tartajoso y de sordas resonancias sepulcrales:
-Hannibal de Bréauté, ¡muerto¡ Antoine de Mouchy, ¡muerto¡ Charles de Swan, ¡muerto¡ Adalbert de Montomercy, ¡muerto¡ Barón de Talleyrand, ¡muerto¡ Sosthène de Doudeauville, ¡muerto¡
Y cada vez esta palabra “muerto” parecía caer sobre estos difuntos como una paletada de tierra más pesada lanzada por un sepulturero que trataba de hundirlos más profundamente en la tierra.
MP

FRASE DE LA SEMANA PASADA

Y esto es todo, amigos, Todo lo he hecho, todo lo he vivido. Si tuviera fuerzas me pondría a llorar. Se despide de ustedes, Arturo Belano.
RB

GRECIA











CUMBRES BORRACOSAS

LA VAQUILLA

BENETIANA 1

El verdadero triunfo, el prestigio propio, que decía Juan Benet, la verdadera y sublime gloria solitaria estribarían pues en no ser descubierto en el escondite, no ser reconocido. "La gloria noctura de ser grande no siendo nada", que decía Pessoa. Después de todo, ya hace años que surgió la prregunta entre nosotros y muchos nos hicimos sobrio eco de ella. Hablo de cuando nos preguntábamos, casi obsesivamente, qué era exactamente un autor.
Exploradores del abismo de Enrique Vila-Matas, p. 280

+ TENDALES

¡Qué armonía de colores¡ ¡Qué encanto digno de un Armory Show del 21; ese rosa, ese butano, esa sinfonía de negros.
Esa colección de bragas: como ya decía aquel corto de Al mo do var: hagas lo que hagas, ponte bragas; o como nos decían nuestras madres antiguamente: lleva los calzoncillos limpios que si tienes un accidente, ¿qué?.
Y el verdor, el color de los helechos alli, entre las tierras urbanas, donde la ciudad pierde su nombre y nos regala esos detalles, esas muestras de naturaleza.
¡Oh¡ Galicia terra meiga, la tierra donde lo verde se apodera del asfalto, donde la tierra se come las estradas, donde el líquen, el musgo y todos ese nuevo reino de la nature nos obsequia y cubre y rellena las fachadas románicas. Porque si no, ¿para qué sirven los sentidos? Qué sentido tiene la "realidad": ¿es real la realidad?
Bicos pour elle

POESIAS

circunvalavamos la ciudad. Aunque ya

era mayo, hacía frío y llovía. Que el

mundo es un lugar horrible, escribió

Sábato en El Túnel, es una verdad que

no necesita demostración. Entonces,

me digo, por qué persistimos en de-

mostrarlo. Lo llamaré pixelado nº 4

hay algo en el píxel de carnal y abstracto, cua-

driculada superficie que contiene toda la infor-

mación visual posible, agota su sentido, y sin

embargo, es una cifra, está vacío. Hay en el píxel

una metafísica. Origen, piel acristalada, protei-

co paisaje, el viajero que llegando a Región. Más

tarde cada cual fue concibiendo su sembrado de

rosas cúbicas, cubículo, cubicaje [como quieras

llamarlo]. Ganó tu sexo en nitidez. Fracasó en

particular la carne de las rectas para llegar a lo

único que son, y=ax+b; letras. El resto, arrebato

de lo que no existe: ficción: pura espectroscopia

Agustín Fernández Mallo: Carne de píxel

YO



Get a Voki now!

FRASE DE LA SEMANA PASADA

"Invito a todo aquel que crea que las leyes de la Física son meras convenciones a que trate de transgredirlas desde la ventana de mi apartamento. Vivo en el piso número 21."
Alain Sokal: Imposturas intelectuales

ALGUNAS COSAS QUE DICE VILA-MATAS EN "EL VIENTO LIGERO EN PARMA"

SOBRE DON JUAN
Gombrowicz en seis horas y cuarto
Aún no sabía esto ni otras muchas cosas, pero me pareció intuir que en la entrevista Gombrowicz decía cosas geniales o enrevesadas. Las frases enrevesadas acabaron pareciéndome incluso mejores que las geniales. Quiero ser como él, pensé inmediatamente. No quería ser como Juan Benet o Sánchez Ferlosio. Quería ser un escritor no-español, y a ser posible raro y del país más extraño que encontrara. Y cuando fuera maduro, quería escribir sobre la inmadurez, como Gombrowicz, y tener un rostro tan orgulloso como él.
El paseo de Sant Joan en rojo
Juan Benet nos dejó dicho que la memoria es como una novela a la antigua, como un único argumento diacrónico, y que el mejor procedimiento que el individuo ensaya para modernizarla consiste en desecharla como tal y aprovecharla para una serie de relatos, con un único personaje central. Esto explicaría que tan a menudo nos creamos los únicos protagonistas de las historias de nuestra infancia.
SOBRE VLADIMIRO
Bolaño en la distancia
Me recuerda esa brecha a una que aparece en uno de mis libros preferidos, la novela vanguardista Petersburgo, de Andrei Biely, una de las cuatro mejores novelas del siglo según Nabokov. En ella leemos:
Ignorado, insensible, privado de pronto de gravidez y de la percepción de su propio cuerpo, el senador Apolón Apolonovich elevó la vista; sus sentidos no podían dar fe de que había elevado la vista hacia el parietal y vio que no tenía parietal; allí donde el cerebro está cubierto de recios huesos, donde ya no hay visión, allí Apolón Apolonovich sólo vio en Apolón Apolonovich un boquete redondo (en lugar del parietal); el boquete era un redondel azul; en este momento fatídico [...], algo, con un rugido semejante al del viento en la chimenea, succionó rápidamente la conciencia a través del boquete azul del parietal: hacia más allá del infinito.
SOBRE BORGES
Pitol y el misterio que viaja con nosotros
A pesar de mis esfuerzos, me resultó imposible saber cuál de las dos puertas era la que yo, casi treinta años antes, había atravesado en cierta ocasión para escuchar clandestinamente a Borges. Decidimos llamar a la puerta de la izquierda, que era la que más me parecía que podía ser. Nadie contestó. Insistimos, hubo varios timbrazos. Nada. "Está tan claro que ésta fue la puerta de la librería como que no hay nadie ahí dentro. Eran tan secretos sus habitantes que, ya veis, se han hecho invisibles", dijo Pitol, que no ocultaba lo mucho que le divertía aquella investigación. De pronto, me pareció que él se estaba moviendo como si estuviera dentro de un relato. Y me acordé de que sus cuentos serían cuentos perfectamente cerrados si nos revelaran algo que jamás nos revelarán: el misterio que viaja con cada uno de nosotros. El estilo cuentístico de Pitol consiste en contarlo todo pero no resolver el misterio. De pronto, mi mujer y yo nos miramos y, sin mediar palabra, nos entendimos de inmediato: estábamos dentro de un cuento de Pitol.
Tanto se divertía él con la investigación que acabó aporreando la puerta, se moría de risa. Entonces oímos que alguien, en la puerta de enfrente, hacía girar la mirilla y pasaba a espiarnos. Llamamos poco después al timbre de esa puerta de enfrente. Una mujer de avanzada edad, una vieja dama, la entreabrió con precauciones, dejando puesta la cadena de seguridad. "¿Buscan a alguien?", preguntó pausadamente, con cierta serenidad. Y entonces Pitol tuvo una salida ocurrente y preguntó en su francés impecable: "¿Monsieur Jorge Luis Borges? ¿Vive ahí enfrente?" Tras un breve silencio muy reflexivo, la mujer nos dijo: "Viven ahí, pero nunca están."
A Pitol se le iluminó la mirada. Ahora ya sabíamos dónde había estado y dónde podía seguir estando la librería Zékian. ¿Dónde? Pues estaba bien claro y hasta parecía una metáfora del lugar de la literatura en el mundo actual: "Donde viven los Borges que nunca están." Abandonamos el lugar entre risas, con la impresión de haber hecho todo lo que estaba a nuestro alcance para resolver el enigma de la librería secreta y, en definitiva, del mundo. Nos fuimos de allí con la impresión de haber estado más cerca que nunca de la invisible verdad y que el cuento había terminado. Fue asombroso y no me lo esperaba. Cuando salimos a la calle, noté que seguíamos dentro del cuento de Pitol.

FRASE OTRA

"Puesto que me sobrepasan, trataré de convertirme en el organizador de estos misterios"
Jean C.

JAMESIANA

En ninguna persona del grupo la nota era tan clara como en aquella flor del tallo, una flor rarísima, aunque al mismo tiempo de una sintomática o inquietante palidez extrema; una persona que era natural en más aspectos y sobre más cosas, con un mayor sentido de la libertad y una desenvoltura y amplitud de horizontes que ninguno de los otros hubiera soñado nunca. Ellos sabían desenvolverse deliciosamente en los asuntos insignificantes y los cotidianos, mientras que ella, además de compartir este rasgo con ellos, sabía manejar también los importantes y los peculiares, por lo que ella siempre representó para nosotros la viva imagen y prototipo de un interés sentido por la vida, un interés tan mágnanimamente extenso, tan familiar y exquisitamente fijado, como su espléndida y cambiante sensibilidad moral, personal y nerviosa, capaz al mismo tiempo de nobilísimos arranques y de conmovedores abandonos al desaliento, capaz de tales gestos de indiferencia e inconsecuencia, podía manifestar en cualquier momento. Ella perduraría en nuestra memoria como el caso personal, de una curiosidad perennemente activa aunque de alguna manera descuidada, desencantada y sublimentemente prevenida; algo que la convirtió, esbelta, hermosa e intuitiva como era, toda rectitud, moneda encantadoramente lanzada, toda pasos largo y, no obstante, casi deslizantes, y su amplia sonrisa, leve, que expresaba postergación y renuncia, en la musa o sacerdotisa aficionada de la elucubración apresurada.
Descripción de Mary Temple en: Henry James: Notes of a Son and Brother

TITULOS DE CREDITO DE "RETRATO DE UNA DAMA"

ES TENDAL

CHAPITRE PREMIER
Milan en 1796
Le 15 mai 1796, le général Bonaparte fit son entrée dans Milan à la tête de cette jeune armée qui venait de passer le pont de Lodi, et d'apprendre au monde qu'après tant de siècles César et Alexandre avaient un successeur. Les miracles de bravoure et de génie dont l'Italie fut témoin en quelques mois réveillèrent un peuple endormi; huit jours encore avant l'arrivée des Français, les Milanais ne voyaient en eux qu'un ramassis de brigands, habitués à fuir toujours devant les troupes de Sa Majesté Impériale et Royale: c'était du moins ce que leur répétait trois fois la semaine un petit journal grand comme la main, imprimé sur du papier sale.
Au Moyen Age, les Lombards républicains avaient fait preuve d'une bravoure égale à celle des Français, et ils méritèrent de voir leur ville entièrement rasée par les empereurs d'Allemagne. Depuis qu'ils étaient devenus de fidèles sujets leur grande affaire était d'imprimer des sonnets sur de petits mouchoirs de taffetas rose quand arrivait le mariage d'une jeune fille appartenant à quelque famille noble ou riche. Deux ou trois ans après cette grande époque de sa vie, cette jeune fille prenait un cavalier servant: quelquefois le nom du sigisbée choisi par la famille du mari occupait une place honorable dans le contrat de mariage. Il y avait loin de ces moeurs efféminées aux émotions profondes que donna l'arrivée imprévue de l'armée française. Bientôt surgirent des moeurs, nouvelles et passionnées. Un peuple tout entier s'aperçut, le 15 mai 1796, que tout ce qu'il avait respecté jusque-là était souverainement ridicule et quelquefois odieux. Le départ du dernier régiment de l'Autriche marqua la chute des idées anciennes: exposer sa vie devint à la mode; on vit que pour être heureux après des siècles de sensations affadissantes, il fallait aimer la patrie d'un amour réel et chercher les actions héroïques. On était plongé dans une nuit profonde par la continuation du despotisme jaloux de Charles-Quint et de Philippe II; on renversa leurs statues, et tout à coup l'on se trouva inondé de lumière. Depuis une cinquantaine d'années, et à mesure que l'Encyclopédie et Voltaire éclataient en France, les moines criaient au bon peuple de Milan, qu'apprendre à lire ou quelque chose au monde était une peine fort inutile, et qu'en payant bien exactement la dîme à son curé et lui racontant fidèlement tous ses petits péchés, on était à peu près sûr d'avoir une belle place au paradis. Pour achever d'énerver ce peuple autrefois si terrible et si raisonneur, l'Autriche lui avait vendu à bon marché le privilège de ne point fournir de recrues a son armée.

FRASE DE LA SEMANA

Un punto de vista puede ser un lujo peligroso cuando ocupa el lugar de la comprensión y el entendimirnto
M. McL.

INCIPIT 97. GRITO DE LLAMADA / LU SIN

Dos hermanos, cuyo nombre no quiero revelar, fueron amigos míos en los lejanos tiempos del bachillerato; luego de separarnos, con el paso de los años, acabé por perder su pista. Días atrás me entere casualmente de que uno de ellos se encontraba muy enfermo; de regreso a mi pueblo, di un rodeo para ir a visitarles, pero sólo encontré al mayor, quien me dijo que el que había estado enfermo era su hermano. Te agradezco mucho el que te hayas molestado en venir a vernos; mi hermano ya se ha recuperado y desempeña en estos momentos un puesto de funcionario suplente en cierto lugar. Me mostró riendo un diario en dos libretas, en el que, según él, se podía observar la pasada enfermedad de su hermano. No veía inconveniente alguno en que un viejo amigo tuviera acceso a este diario. Así que me lo llevé y nada más leerlo he sabido que la enfermedad de mi amigo no era otra que la llamada «manía persecutoria». El lenguaje del diario es confuso y desordenado, y abunda en absurdos; tampoco especifica fechas, aunque se ve que no ha sido escrito de una vez, dadas las diferencias en la tinta y en la letra. He seleccionado algunos de los fragmentos que ofrecen una relativa coherencia para que puedan servir como material a la investigación médica. No he cambiado ni un ideograma

INCIPIT 96. UNA MUJER EN JERUSALEN / ABRAHAM B. YEHOSHUA


A pesar de que el director de recursos humanos nunca pretendió enfrentarse a una misión así, resulta que ahora, a la suave luz del amanecer, comprende que tiene un significado inesperado para él. Y tras conocer la sorprendente petición de esa anciana con hábito de monja que permanece de pie junto a la chimenea agonizante, le invade el entusiasmo. Y esa Jerusalén, atormentada y desgastada, de la que salió hace una semana, de repente recupera su gran esplendor, aquel de sus años de infancia.
El motivo que dio lugar a esa maravillosa misión había sido un simple error burocrático que, tras la advertencia del redactor del periódico jerosolimitano, se podría haber subsanado con una explicación creíble, tal vez acompañada de una breve disculpa. Pero el dueño de la fábrica, un anciano enérgico de ochenta y siete años, se angustió al pensar en su reputación y para él esa mera disculpa, que podría haber hecho olvidar todo el asunto, no bastaba; por eso exigió a sus empleados -además de a sí mismo- que mostraran un verdadero arrepentimiento, el cual daría lugar a un viaje a una tierra remota.

INCIPIT 95. DE RATONES Y HOMBRES / JOHN STEINBECK

Unas millas al sur de Soledad, el río Salinas se ahonda junto al margen de la ladera y fluye profundo y verde. Es tibia el agua. porque se ha deslizado chispeante sobre la arena amarilla y al calor del sol antes de llegar a la angosta laguna. A un lado del río, la dorada falda de la ladera se curva hacia arriba trepando hasta las montañas Gabilán, fuertes y rocosas, pero del lado del valle los árboles bordean la orilla: sauces frescos y verdes cada primavera, que en las junturas más bajas de sus hojas muestran las consecuencias de la crecida invernal; y sicomoros de troncos veteados, blancos, recostados, y ramas que se arquean sobre el estanque. En la arenosa orilla, bajo los árboles, yacen espesas las hojas, y tan quebradizas que las lagartijas hacen un ruido semejante al de un gran chisporroteo si corren entre ellas. Los conejos salen del matorral para sentarse en la arena al atardecer, y los terrenos bajos, siempre húmedos, están cubiertos por las huellas nocturnas de los coatíes, y por los manchones donde se han
7

INCIPIT 94. WASHINTON SQUARE / HENRY JAMES


Durante buena parte de la mitad de este siglo y, sobre todo, en su última mitad, floreció en Nueva York, en el ejercicio de su profesión, un doctor que gozó de una excelente posición dentro de la consideración general que se concede en los Estados Unidos a los miembros distinguidos del cuerpo médico. La profesión de médico ha sido allí siempre muy honrada y ha pugnado con más tenacidad que en cualquier otra parte por merecer el calificativo de "liberal". En un país donde, para obtener una posición en sociedad, resulta indispensable que uno se gane sus ingresos, o haga creer que se los gana, el arte de curar parece combinar en alto grado las dos fuentes de crédito reconocidas. Pertenece al terreno de lo práctico, lo que en sí ya es una gran recomendación en los Estados Unidos, y está iluminada por la luz d ela cienica, mérito éste muy apreciado en una comunidad en la que el amor al conocimiento no siempre ha estado acompañado del ocio y de oportunidades propicias.
El hecho de que la sabiduría y la habilidad práctica del doctor Sloper estuvieran perfectamente equilibradas era uno de los elementos que más influía en su reputación. Puede decirse que era un médico eminente, pero en sus recetas no había nada abstracto, pues siempre ordenada que el enfermo tomara algo.


3

INCIPIT 93. ¡ABSALON, ABSALON¡ / WILLIAM FAULKNER


Desde poco después de las dos de la tarde y hasta casi la puesta del sol de aquella larga, aquietada, calurosa y cansina tarde de septiembre, estuvieron sentados en lo que la señorita Coldfield seguía llamando el despacho porque así lo había llamado su padre, una estancia mal iluminada, calurosa, sin ventilación, con las persianas cerradas, afianzadas desde cuarenta y tres veranos antes, porque cuando era niña alguien supuso y le hizo creer que la luz y el aire en movimiento esparcían el calor, y que la penumbra siempre era más fresca, y que ( a medida que el sol pegaba con más fuera por ese lado de la casa, que daba a poniente) se tornaba un enrejado de rayos de luz sesgados, cuajados de motas de polvo que a Quentin le parecían partículas de pintura vieja y seca que hubieran entrado al desprenderse de las persianas descamadas tal como el viento pudiera haberlas arrastrado. Había un emperrado del glicinia que ese verano había florecido por segunda vez sobre un espaldar de madera ante una de las ventanas, en el cual se posaban y echaban a volar los gorriones a rachas, al azar, emitiendo un vívido y polvoriento susurro antes de levantar el vuelo; frente a Quentin, la señorita Coldfiels con su luto
7

INCIPIT 92. VIDA DE POETA / ROBERT WALSER

-------------------------------------------------------------------------------------

Seis historias breves

I.De un poeta

Un poeta se inclina sobre sus poemas: ha hecho veinte. Pasa una página tras otra y descubre que cada poema despierta en él un sentimiento muy particular. Se devana penosamente los sesos tratando de averiguar qué es lo que planea por encima o en torno a sus poesías. Presiona, más no sale nada, golpea, mas no logra sacar nada, tira, pero todo sigue tal cual, es decir, oscuro. Se apoya sobre el libro abierto entre sus brazos cruzados y rompe a llorar. Yo, en cambio, el pícaro autor, me inclino ahora sobre su obra y descubro con infinita indeliberación en qué consiste el problema. Se trata simple y llanamente de veinte poemas, uno de los cuales es sencillo, otro pomposo, otro mágico, otro aburrido, otro conmovedor, otro delicioso, otro infantil, otro muy malo, otro bestial, otro inhibido, otro ilícito, otro incomprensible, otro repugnante, otro encantador, otro comedido, otro extraordinario, otro esmerado, otro abyecto, otro pobre, otro inefable y otro que ya no puede ser nada más, porque sólo son veinte poemas distintas que en mi boca han encontrado una valoración, si no precisamente justa, al menos rá-

LOS TENDALES DE LUISA

Luisa, ese monstruo de la interpretación femenina de qualité, nos presenta un nuevo tendal. Un tendal rural, del campo gallego, del rural, que se dice.
En este caso tendremos que arriesgarnos e interpretar, infrerir, deducir o inducir. Induzcamos, induzcamos: ¿de quién es este tendal? será de una Angel toda esta ropa blanca.
Y si es así, ¿qué tipo de angel será? Un serafín, un querubín, ángel, arcángel, gloria, trono, un o de los poderes o acso uno de sus reinos. Y el paño, qué: un paño de lágrimas, una servilleta de bebé, un vulgar trapo de la cocina.
Y ahora, para terminar, cantemos con Doris Day:
Chi sará sará..
Bicos 1.000
El autor
Que no os olvida...

INCIPIT 91. AGUA NEGRA /JOYCE CAROL OATES


1

---------------------------------------------------------------------------


El Toyota alquilado, conducido con impaciente euforia por el Senador, corría veloz por la carretera sin nombre, no asfaltada, derrapando vertiginosamente en las curvas, cuando de repente y sin previo aviso se salió del camino y se precipitó en la negra corriente del agua donde, escorándose hacia el costado opuesto al del conductos, procedió a hundirse con rapidez.
¿Voy a morir? ¿Así…, de este modo?

-11-

MAO TSE-TUNG. EL RETORNO

Algunas perlas de la última aparición de la UPG en Galicia, que recogemos de un artículo de El País.
"Rodríguez precisó su disposición a reconocer cualquier cambio, por mínimo que parezca, pero criticó sin reservas la "adulación impúdica de Obama" y reclamó la necesidad de contar con "capitanes propios" para alcanzar los objetivos del nacionalismo.El líder de la UPG, el partido que sirve de núcleo organizativo al BNG, aprovechó la clausura del congreso (el único acto abierto a la prensa en dos días de debates) para recordar que el nuevo presidente norteamericano tiene intención de mantener la ocupación militar de otros países, como es el caso de Afganistán, con el apoyo del Gobierno español, dispuesto a actuar como "monaguillo" de EE UU. "Nunca aceptaremos esa política", proclamó en medio de los aplausos del millar de asistentes.La clausura del congreso combinó la simbología clásica de la UPG (banderas rojas, el canto de la Internacional y del himno de Galicia, los saludos de delegaciones invitadas de partidos comunistas de Cuba, Perú y Uruguay, así como de los movimientos de liberación de Palestina y la República Saharaui) con una emotiva despedida a Bautista Álvarez, de 75 años, cofundador de la organización en 1964, y su presidente desde que cedió el mando de la organización a Francisco Rodríguez."
No nos resistimos a copiar y pegar un anaco de los Estatuos de la UPG:
"Artigo 3 A U.P.G., fundamenta o seu programa e guia a sua acción política nos princípios do Materialismo Histórico e da Dialéctica, aplicando-os criativamente ás condicións concretas de Galiza. Partindo das realidades do noso próprio país., o Partido toma en consideración a experiéncia histórica do movimento obreiro e anti-imperialista internacional e emarca a sua teoria e prática nos princípios ideolóxicos e políticos de Marx, Engels e Lénin"

INCIPIT 90. EL PAIS DEL MIEDO / ISAAC ROSA

La primera vez pensó que era un descuido. Tal vez al pagar el desayuno le dieron mal el cambio, o se le cayó un billete al sacar el dinero. La segunda vez se dijo que no podía ser un desuido. Rapsó los gastos que había tenido desde que la mañana anterios sacase dinero del cajero automático. No cuadraban las cuentas, faltaban 20 euros. La tercera vez pensó en un robo en la oficina. Solía dejar el bolso colgado del respaldo de la silla cuando iba al baño, o mientras estaba reunida en otro despacho. No era difícil que alguien se acercara y aprovechando su ausencia metiese la mano, sacase la cartera y tomase un billete, con la precaución de no llevarse todo el dinero, calculando la cantidad para que no se notase la ausencia de lo sustraído. No tenía motivos para sospechar de nadie, aunque había compañeros que apenas conocía, la movilidad laboral era alta, la gente duraba poco en aquella empresa, lo que añadía el desapego y resentimiento necesarios para que alguien decidiese robar en su lugar de trabajo. Pero hoy, ya la cuarta vez, sara tiene la seguridad de que no ha sido en la oficina donde le han quitado el dinero que echa de menos. No ha pisado el despacho en todo el día, dedicada a llevar papeles a varias direcciones, desplazamientos

9

INCIPIT 89. TODO FLUYE / VASILI GROSSMAN

El tren procedente de Jabarovsk llegaba a Moscú a las nueve de la mañana. Un joven en pijama se rascó la cabeza desgreñada y miró por la ventanilla la penumbra de la mañana otoñal. Luego, bostezando, se dirigió a las personas que hacían cola en el pasillo con toallas y jaboneras en la mano.-Ciudadanos, ¿quién es el último?Detrás del tipo que sostenía un tubo de dentrífico retorcido y un trozo de jabón envuelto en papel de periódico, le explicaron, iba una mujer corpulenta que se había ausentado momentáneamente de la cola.-¿Por qué hay sólo un baño abierto? -preguntó el joven-. Nos acercamos al final del trayecto, a la capital, pero los encargados de los vagones sólo se ocupan de intercambiar mercancías; no tienen tiempo para atender a los pasajeros como es debido.Al cabo de unos minutos apareció la mujer corpulenta que vestía una bata, y el joven le dijo:-Ciudadana, voy detrás de usted. Mientras tanto me vuelvo a mi compartimento, así no doy vueltas por el pasillo.Una vez allí, el joven abrió una maleta anaranjada y admiró su contenido.Uno de sus compañeros de compartimento, de nuca gorda e hinchada, roncaba; otro, un joven calvo

INCIPIT 88. LA HISTORIA DE LISEY / STEPHEN KING

I

Lisey y Amanda.

(Todo sigue igual)

Los cónyuges de los escritores famosos son casi invisibles al ojo público; nadie lo sabía mejor que Lisey Landon. Su esposo había ganado el Pulitzer y el Premio Nacional de Literatura pero, en cambio, Lisey tan solo había concedido una entrevista de verdad en toda su vida, concretamente para la conocida revista femenina que publica la columna titulada «Sí, estoy casada con Él». Se pasó más o menos la mitad de las quinientas palabras del artículo explicando que su nombre (una abreviatura de Lisa) rimaba con «Sisi», mientras que la otra mitad se centraba en su receta de rosbif asado a fuego lento. Su hermana Amanda comentó en su momento que la fotografía que acompañaba el artículo la hacía parecer gorda.

Ninguna de las hermanas de Lisey era inmune a los placeres que proporciona meter cizaña («hurgar en la porquería», como siempre decía su padre) o chismorrear sobre los trapos sucios ajenos, pero la única a quien a Lisey le costaba querer era precisamente Amanda. Esta, la mayor (y más peculiar) de las hermanas Debusher, de Lisbon Falls, en la actualidad vivía sola en una casa que le había comprado Lisey, una vivienda pequeña y bien aislada cerca de Castle View, donde Lisey, Darla y Cantata podían tenerla controlada. Lisey se la había comprado hacía siete años, cinco antes de que Scott muriera. Muriera Joven. Muriera

¿JAMESIANA?


Ciertamente, HJ ve esto y le da un patatús; o no: el autor que quiso entrar en la escena londinense podría verse reconfortado por su éxito en el cine. Aunque esto ya es lo más: ¡palomitas¡. regalan palomitas al comprar Retrato de una dama. ¿Un guiño a Las alas de la paloma? Qué regalarán con ésta.
En fin, ese gran conocedor del alma femenina, ese eslabón entre el asombro de la mujer en Flaubert y el apocalipsis femenino de Proust -la Verdurin convertida en Princesa de Guermantes¡¡-, qué diría ante esto.
Pues esta noche ya nos vemos todos, sentados en el sofá, como los Simpons, el retrato en la televisión: nunca sobra una ocasión de repasar la historia de Isabella. De disfrutar con Nicole, en aquellos años en que tenía que estar guapa y nada más, para Tom Crisis. De sorprendernos con Malkovich, ese malvado supremo, ese Snopes avant la lettre. De admirar a Madame Temple, esa malísima, una de las grandes imágenes del mal que nos ha dado HJ. El autor que ha sido un gran estudioso del mal, del horror, el horror. Ya desde sus inicios, ya desde aquel asesinato de El americano; y despúes todos esos malvados, hasta llegar a ese otro asesinato, esa muerte de la paloma en Venecia.
Y la triste respuesta de la mala al malo en Londres: al final, ella ha vencido: la paloma tapa con sus alas a los gavilanes.

LOS TENDALES DE LUISA


Hola amigos.
Inauguramos hoy, con esta magnífica foto, una nueva sección en vuestro blog; la llamaremos Los tendales de Luisa y en ella Luisa Veira, la insigne artista de variedades, nos irá mostrando, tendiendo digamos, imágenes de nuestra tierra, esta Galicia que tanto queremos.
"Eu canto a Galicia
terra dos meus pais.
Eu canto a Galicia
miña terra nai.
Canto as tuas ribeiras
que me fan chorare"
Pero que bonito era aquello, aquellas canciones de antiguamente, de cuando se iba a clarear la ropa. Qué ilusión me hacía acompañar a mi madre a la huerta de Don Francisco, para echar agua a manotazos sobre la ropa blanca: a eso se le llamaba clarear la ropa.
Luisa, buenos días y buena suerte

POUR JB, IN MEMORIAM

"Y a partir de entonces, Riad aprendió a leer. Su maestro le enseñó en primer lugar que figura no significa tan sólo rostro humano, sino que también existen las figuras de dicción que se llaman prótesis, epéntesis, paragone, aféresis, síncope, apócope, metátesis, diéresis, síntesis y contracción, Y también figuras de construcción, que se llaman elipse, zeugma, sílepsis, hipérbaton y pleonasmo. Y figuras de palabra o tropos, que se denominan metáfora, ironía, alegoría, alusión, catacresis, hipalage, sinécdoque, metonimia, eufemismo, antonomasia, metalepsis y antífrasis. Y finalmente, las figuras de pensamiento, llamadas antítesis, apóstrofe, epifonema, sujeción, obsecración, hipérbole, lilote, prosopopeya e hipotiposis.”
La gota de oro / Michel Tournier. Alfaguara, 1988. p.250

FRASE DE LA SEMANA

Si buscas la verdad, prepárate para lo inesperado, pues es difícil de encontrar y sorprendente cuando la encuentras.
HERACLITO

FRASE DE LA SEMANA PASADA

"... Es que adivino el porvenir. Es que la antítesis se yergue sin cesar ante mis ojos. Nunca vi a a un niño sin pensar que ese niño terminaría por convertirse en un viejo, ni una cuna sin recordar una tumba. La contemplación de una mujer desnuda me hace soñar con sus esqueleto"

GF a LC, agosto de 1846

INCIPIT 87. EL MAYORAZGO DE LABRAZ / PIO BAROJA

LABRAZ
De un cabo, la cerca el río,
y del otro, la atalaya;
del otro, catorce cubos;
del otro, la barbacana
(Romancero de Labraz)

Una tarde de agosto fui a visitiar Labraz, pueblo de la antigua Cantabria.. Me habían dicho que era una ciudad agonizante, una ciudad moribunda, y mi espírutu, entonces deprimido por la amraga tristeza que deja el fracaso de los ensueños románticos, querçia recrearse con la desolación profunda de un pueblo casi muerto.
La ciudad apareció a lo lejos, con su caserío agrupado en la falda de una colina, destacándose en el cielo con color amarillento, con traza humilde y triste; algunas torres altas y negruzas se perfilaban enhiestas entre la masa parda de sus tejidos torcidos y roñosos.
Fui acercándome a Labraz por una carretera empinadísima, llena de pedruscos, que subía primero y rodeaba

INCIPIT 86. LA CAMPANA DE CRISTAL / SYLVIA PLATH

Era un verano extraño, sofocante, el verano en que electrocutaron a los Rosenberg y yo no sabía qué estaba haciendo en Nueva York. Les tengo manía a las ejercuciones. La idea de ser electrocutada me pone mala, y eso era lo único que se podía leer en los periódicos, titulares que como ojos saltones me miraban fijamente en cada esquina y en cada entrada al Metro, mohosas e invadidas por el olor de los cacahuetes. No tenía nada que ver conmigo, pero no podía evitar preguntarme qué se sentía al ser quemado vivo de la cabeza a los piesPensé que debía ser la cosa más terrible del mundo.Nueva York era bastante desagradable. A las nueve de la mañana la falsa frescura campestre que de algún modo rezumaba durante la noche, se evaporaba como la parte final de un dulce sueño. Color gris espejismo en el fondo de sus desfiladereos de granito, las calles calientes reverberaban al sol,mientras las capotas de los coches se chamuscaban y brillaban y el polvo seco y ceniciento se metía en los ojos y en la garganta.Seguí oyendo hablar de los Rosenberg por la radio y en la oficina hasta que ya no pude apartarlos de mi mente. Era como la primera vez que vi un cadáver.
Durante semanas, la cabeza del cadáver -o lo que quedaba de ella- flotó entre los huevos con tocino de mi desayuno y

LA LAPIDA 735

Es una mañana oscura. El frío se ha aplacado. He venido a traerle una rosa a JLB. El cementerio está en la zona de Pleinpalais, no muy lejos del Gran Teatro. Soy el único caminante por esas sosegadas callejas y estos amplios, sosegados jardines. El viento arranca un rumor continuo de los árboles. Me acuerdo de aquel cuento súbito antologado por el propio Borges en su Antología de la literatura fantástica: un solo hombre queda vivo en la Tierra; de repente llaman a la puerta. Me sentiría el único hombre vivo de Ginebra si esta mañana no se me hubiera ocurrido mirarme en el espejo: me dio la impresión de estar desdibujándome. No me cuesta demasiado encontrar el lugar donde está enterrado Borges, bajo una piedra blanca clavada en la tierra y sin pulir. Una lápida rúnica. La suya es la tumba número 735. En la cara delantera, el nombre del escritor arriba, en el centro siete guerreros grabado encerrados en un círculo, como una moneda extraña. Debajo hay una inscripción vikinga: “… and ne forhtedon na”. Significa: “.. y que no temieran nada”. En el reverso de la lápida hay un verso de la Volsunga Saga que Borges utilizó como cita con la que abrir su relato Ulrica. Dice: “Hann tekr sverthit Gramo k legar i methal tierra bert”, O sea: “Empuña su espada y la sitúa entre los dos desnudo”. También hay una nave vikinga y una dedicatoria: “De Ulrica a Javier Otálora”. La adivinanza tiene fácil solución. Basta leer el cuento de Borges y confundir los nombres, leer Borges donde dice Otálora y Maria Kodama donde diga Ulrico. Dejo mi rosa entre las flores que guardan el sueño de Borges, ese sueño que transitamos todos, y le deseo suerte, le deseo que no lo maltraten ni abrumen los cientos de profesores y entendido que en aquel año inminente de 1999, centenario de su nacimiento, van a acercarse a su obra con afanes forenses, y le agradezco las cientos de horas de placer e inquietud que le debo, los muchos versos suyos que le acompañan, las decenas de escritores a los que me acerqué porque él me los recomendaba.
Vive la vía, de Juan Bonilla, p. 81-83.

NABOKOVIANA

Imaginarme por estas plazas y calles refrescadas por el aliento del lago a Vladimir Nabokov, actúa de tónico en mi interior: voy siguiendo la sombra del autor de Habla memoria por los muelles oscurecidos de sombra vegetal, me asomo al bien conservado barrio antiguo, un laberinto de callejas en la parte alta de la ciudad, por avenidas transitadas por lujosos deportivos y muchachada esbelta izada sobre patines supersónicos. Dos son los lugares a los que me propongo acudir: el hotel Palace, en el que el matrimonio Nabokov se instaló en el año 1961 para no abandonarlo hasta la muerte, y el cementerio de Clarens, donde una urna contiene los restos del matrimonio Nabokov (antes de morir, Vera Nabokov pidió que sus cenizas se mezclaran con las de vladimir Nabokov; cuando aconteció su muerte, al hijo de los Nabokov, Dmitri, le resultó muy complicado encontrar la urna con los restos de su padre y no se le ocurrió otra cosa que telefonear a su madre para preguntarle dónde había que buscarla, sin reparar en que su madre ya no era más que una cablagata de recuerdos y un montón de cenizas que esperaban que Dmitri se las arreglase para no equivocar el lugar donde había de derramarlas)
Juan Bonilla: Vive la vía : Academia Zaratustra, p. 53

TRAMPA 22

FRASE DE LA SEMANA PASADA

Si necesito una dama de quien enemorarme, aquí tengo el recuerdo de Aldonza Lorenzo, la hija de Lorenzo Corchuelo, que me gustó hace 25 o 30 años. De ésta será de quien me finja enamorado.
MdC

FRASE DE LA SEMANA

Hay quienes no pueden imaginar un mundo sin pájaros; hay quienes no pueden imaginar un mundo sin agua; en lo que a mi se refiere, soy incapaz de imaginar un mundo sin libros. A lo largo de la historia el hombre ha soñado y forjado un sinfin de instrumentos. Ha creado la llave, una barrita de metal que permite que alguien penetre en un vasto palacio. Ha creado la espada y el arado, prolongaciones del brazo del hombre que los usa. Ha creado el libro, que es una extensión secular de su imaginación y de su memoria.
A partir de los Vedas y de las Biblias, hemos acogido la noción de libros sagrados. En cierto modo, todo libro lo es. En las páginas iniciales de "El Quijote, Cervantesdejó escrito que solía recoger y leer cualquier pedazo de papel impreso que encontraba en la calle.
Cualquier papel que encierra una palabra es el mensaje que un espíritu humano manda a otro espíritu. Ahora, como siempre, el inestable y precioso mundo puede perderse. Solo pueden salvarlo los libros que son la mejor memoria de nuestra especie.
Hugo escribió que toda biblioteca es un acto de fé; Emerson que es un gabinete donde se guardan los mejores pensamientos de los mejores; Carlyle, que la mejor universidad de nuestra época la forma una serie de libros. Al sajón y al escandinavo les maravillaron tanto las letras, que les dieron el nombre de runas, es decir, de misterios de cuchicheos.
Pese a mis reiterados viajes, soy un modesto Alonso Quijano que no se ha atrevido a ser don Quijote y que sigue tejiendo y destejiendo las mismas fábulas antiguas. No sé si hay otra vida. Si hay otra, deseo que me esperen en su recinto los libros que he leído bajo la luna con las mismas cubiertas y las mismas ilustraciones, quizça con las mismas erratas, y los que me depara aún el futuro.
De los diversos géneros literarios, el catálogo y la enciclopedia son los que más me placen. No adolecen, por cierto de vanidad. Son anónimos como las catedrales de piedra y como los generosos jardines.
No veré, por cierto, los textos que su diligencia ha juntado, pero sé que desde el otro hemisferio me beneficiarán de algún modo y que serán de grata lectura.
JLB

FRASE DE LA SEMANA

Retomamos, otra vez, y a ver si es para siempre -como la casa-, el topos semanal:

"Cualquiera cuya mente es lo bastante orgullosa como para no formarse en la disicplina lleva oculta, secreta, una bomba en el fondo del cerebro. Y sugiero, aunque sólo sea por diversión, que coja esa bomba particular y la deje caer con cautela sobre la ciudad moderna del sentido común"
VN
Pero a partir de ahora sólo pondremos las inciales del autor, y a quien resuelva el engima le regalaremos un Perrito Piloto.

INCIPIT 85. EL VIAJERO MAS LENTO / ENRIQUE VILA-MATAS

Tres geografías distintas (el viaje al extranjero, el paseo por el barrio de toda la vida y el vagabundeo literarios), once ensayos que yo llamo shandy en honor a los conjurados de uno de mis libros, una mirada lejana a mi ya tan lejana como furtiva relación con el cine y, funalmente, comenarios a libros o autores que me gustan, componen esta selección de artículos y ensayos literarios que he decidido llamar El viajero más lento por razones que tal vez delatan parcialmente estas páginas iniciales que son más un Anticipo que un Prólogo, pues renuncio a la introducción habitual en este tipo de libros y para ello, voy a apoyarme en lo que ya en su día dijeron (por poco le ponen el mismo título a su libro) Augusto Monterroso, que escribió La letra e, y Jaime Gil de Biedma, que escribió El pie de la letra.

"Recuerdo que todavía hace pocos años, cuando algún escritor se disponía a publicar un libro de ensayos, de cuentos o de artículos, su gran preocupación era la unidad, o más bien la falta de unidad temática que pudiera criticársele a su libro (como si una conversación -un libro- tuviera que sostener durante horas el mismo tema, la misma forma o la misma in-

11

INCIPIT 84. LOS MISTERIOS DE BARCELONA / JUAN PERUCHO

1. Los misterios de Barcelona
Cuando Eugène Sue escribió Los misterios de Paris, un mundo, entre tenebroso e hilarante, salió a la superficie, aterrorizando a grandes masas de ingenuos lectores que seguían emocionadamente las peripecias de una lucha sin cuartel. El Bien y el Mal se enfrentaban en el dilatado escenario de la ciudad del Sena, llena a la sazón de violentos contrastes: palacios y buhardillas, jardines y catacuembas, imprecaciones y suusurros. Un caballero se quitaban entonces, elegantemente, el sombrero de copa al ofrecer su brazo a una seductora marquesa -desconocida, por el momento -mientras unas calles más allá agonizaba en su tugurio, víctima de los malvados prestamistas, un hornado comerciante, ahora en la más negra miseria. Lo peor era, sin embargo, el angustioso desamparo de la huérfana, la candorosa y bella Leonor, señorita en edad de merecer. ¿Triunfaría, también, en esta ocasión, la verdad?
Los misterios de Paris desencadenaron inmediatamente otros misterios urbanos y, entre nosotros, fue muy célbre el que publicara Anatonio Altadill bajo el título de Barcelona y sus misterios. Altadill que durante la primera República fue gobernador civil de Guadalajara y, más tarde, de Murcia, habí apublicado ya otras novelas con sustancioos títulos: Los hijos del trabajo, José y la mujer de Putifar, Amor de esposa, ¡Madre mía¡, etc. Altadill tení aun hermano llamado Carlos, a quien se desigana con el encarecido mote de "El Gandul", sin duda porque no daba golpe, y que murió tristemente en la Casa de Caridad. "El Gandul", aunque le repugnaba el tra-



INCIPIT 83. LA GRAN NOVELA SOBRE BARCELONA / SERGI PAMIES

VILLANCICO
La chica asustada telefonea al hombre famoso para decirle que tiene que verlo urgentemente. De mala gana -está en el trabajo-, el hombre ojea la agenda y suspira d emanera que se note que le va muy mal quedar. Intenta aplazar la cita hasta pasadas las fiestas, pero cuando la chica le amenaza con llamar a su mujer ya irearlo todo, se ve forzado a encontrar un rato para el día siguiente, víspera de Navidad.
El hombre famoso tiene que mentir a su mujer para justificar la ausencia de dos horas precisamente la víspera de Navidad. Con un gran despliegue de seducción, evita un conflicto matrimonial y, después de darle un beso en la frente, se compromete e volver un cuarto de hora antes de la cena que, como casa año, reúne a toda la familia.
La chica asustada llega pronto al lugar donde suele citarse con el hombre famoso, un aparthotel con el encanto de los edificios impersonales.

INCIPIT 82. EN EL CAFE DE LA JUVENTUD PERDIDA

De las dos entradas del café, siempre prefería la más estrecha, la que llamaban la puerta de la sombra. Escogía la misma mesa, al fondo del local, que era pequeño. Al principio, no hablaba con nadie; luego ya conocía a los parroquianos de Le Condé, la mayoría de los cuales tenía nuestra edad, entre los diecinueve y los veinticinco años, diría yo. En ocasiones se sentaba en las mesas de ellos, pero, las más de las veces, seguía siendo adicta a su sitio, al fondo del todo.
No llegaba a una hora fija. Podía vérsela ahí sentada por la mañana muy temprano. O se presentaba a eso de las doce de la noche y se quedaba hasta la hora de cerrar. Era el café que más tarde cerraba en el barrio, junto con Le Bouquet y La Pergola, y el que tenía una clientela más peculiar. Ahora que ha pasado el tiempo me pregunto si no era sólo su presencia la que hacía peculiares el local y a las personas que en él había, como si lo hubiera impregnado todo con su perfume.

INCIPIT 81. EL BANDIDO / ROBERT WALSER

Edith lo ama. Luego volveremos sobre ello. Tal vez no tendría que haber trabado relación con ese inútil sin dinero. Parece que ella le envíe delegadas o, cómo decirlo, mediadoras. Amigas así tiene él en todas partes, pero nunca ocurre nada serio, y aún menos con la famosa historia de los cien francos. En una ocasión puso por pura condescendencia, por filantropía, cien mil marcos en manos de otros. Si le toman el pelo, él se suma alcachondeo. Con eso bastaría para encontrarlo realmente sospechoso. No tiene un solo amigo. Durante "todo este tiempo" que lleva entre nosotros, no ha logrado, para su contento, ganarse el aprecio del mundo masculino. ¿Acaso no es eso una prueba de la mayor y más grave falta de talento que uno pueda imaginarse? Hace ya tiempo que sus buenas maneras "crispan los nervios" de mucha gente. Y esta muchacha, la pobre Edith, lo ama, mientras él sale todas las noches, a eso de las nueve y media, y porque aún haca calor, a tomar un baño. Lo hace por mi culpa, pero si rechistar. Uno se ha esfrozado lo indecible para crearlo. ¿Acaso cree este peruano, o lo que sea, que puede hacerlo él solito? "¿Qué hay?" Así es como las chicas del pueblo se dirigen a él, y él -¡ay Dios mío¡-, que parece idiota, cree que este modo que tienen las muchachas de preguntarle qué quiere es encantador. hace tiempo que lo tratan, acá y allá, como a un auténtico desecho, y para colmo, él

INCIPIT 80. DOMINGOS DE AGOSTO / PATRICK MODIANO

Su mirada acabó por cruzarse con la mía. Era en Niza, al principio del bulevar Gambetta. Estaba subido a una especie de podio delante de un tenderete de chaquetas y abrigos de cuero y yo me había deslizado hasta la primera fila de los curiosos que le escuchaban elogiar su mercancía.
Al verme se desvaneció su desparpajo de charlatán. Ahora hablaba de una manera más seca, como si quisiera establecer una distancia entre él y su público y hacerme comprender que aquel oficio que ejercía allí, al aire libre, era muy inferior a su condición.
No había cambiado mucho después de siete años: únicamente su cuti sme parecía un poco más rojizo. Empezaba a anochecer y una ráfaga de viento se coló en la avenida Gambetta trayendo las primera sgotas de lluvia. A mi lado, una mujer de cabello rubio se probaba un abrigo de cuero. Desde su podio el vendedor se inclinaba hacia ella y la observaba con ademanes convincentes:
-Le sienta a usted de maravilla, señora.
Aquella voz conservaba su timbre metálico, de un metal que con el tiempo se hubiese oxidado. Los curiosos empezaban a dispersarse a

INCIPIT 79. DIETARIO VOLUBLE / ENRIQUE VILA.MATAS

DICIEMBRE
Aquí estoy en mi cuarto habitual, donde me parece haber estado siempre. Como en tantas mañanas de mi vida, me encuentro en casa escribiendo. Suena, contundente, la música de Be My Baby, cantada por The Ronettes. Cuando tenía diecisiete años era mi canción favorita. De pronto, oigo perfectamente que alguien acaba de llegar en ascensor al rellano. Pero es extraño. Quien ha llegado no llama a ninguna de las cuatro puertas, ni se dispone a abrir ninguna de ellas. Es como si se hubiese quedado indeciso, aturdido o simplemente inmóvil ahí. Llevo tantos años en esta casa que controlo muy bien los sonidos que se producen cerca de mi puerta. Pasan casi dos minutos hasta que, exactamente cuando termina la canción, llaman a mi timbre. Abro. Veo a un hombre de parecida edad a la mía. Es el mensajero de una editorial y ha venido para entregarme un libro. Me lo da y le firmo en un papel. “Las Ronettes...”, susurra melancólico el hombre. “Me ponen de buen humor”, le comento sin mostrarme sorprendido –aunque lo

INCIPIT 78. PARA ACABAR CON LOS NUMEROS REDONDOS / ENRIQUE VILA-MATAS

Dentro de unos meses cumpliré 50 años. No me molestaría cumplirlos de no ser por ese odio inmenso que siento por los números redondos. No los puedo soportar. Me irrita de ellos, sobre todo, su injustificado y absurdo prestigio. No veo por qué el número 100 tiene más relevancia que el 101, por ejemplo. El origen de mi odio inmenso a los números redondos es posible que se encuentre en esos aburridos monográficos de los suplementos literarios dedicados - de vez en cuando y muchas veces sin previo aviso- a celebrar con números redondos aniversarios de literatos. Soy un fanático de los suplementos literarios porque suelo encontrar en ellos referencias o escritos inéditos sobre mis autores preferidos. Pero la moda de celebrar en esos suplementos los 20, 50, 100, 500 aniversario del nacimiento o muerte de un literato normalmente logra sacarme de quicio, pues arruina - casi siempre la figura conmemorada que ocupa de repente todo el suplemento no es santo de mi devoción- mis expectativas de leer frases nuevas sobre mis escritores favoritos . Y es que por una figura conmemorada que me interesa suele haber unas 27 que me aburren profundamente y que, encima, me impiden leer nuevas ocurrencias sobre las figuras literarias que realmente me interesan.
Es muy probable que se encuentre en esos monográficos criminales el origen de mi odio hacia el absurdo prestigio de los números redondos. Esa aversión, ese odio terrible empecé yo a manifestarlo -al principio de un modo totalmente inconsciente- un domindo 3 de septiembre de 1995. Me acuerdo muy bien de ese día,.Yo llevaba

INCIPIT 77. UN HOMBRE EN LA OSCURIDAD / PAUL AUSTER

Estoy solo en la oscuridad, dándole vueltas al mundo en la cabeza mientras paso otra noche de insomnio, otra noche en blanco en la gran desolación americana. Arriba, mi hija y mi nieta están cada una en su habitación, también solas: mi hija única, Miriam, de cuarenta y siete años, que se acuesta sola desde hace cinco, y Katya, de veintitrés, única hija de Miriam, que antes dormía con un joven llamado Titus Small, pero ahora Titus ha muerto, y mi nieta duerme sola con el corazón destrozado.
Luz radiante, y luego oscuridad. El sol fulgurando por todos los rincones del cielo, seguido de la negrura de la noche, el silencio de las estrellas, el viento que agita las ramas. Ésa es la monotonía diaria. Llevo viviendo más de un año en esta casa, desde que me dieron de alta en el hospital. Miriam insistió en que viniera, y al principio estábamos los dos solos, junto con la enfermera que me cuidaba durante el día cuando mi hija se iba a trabajar. Luego, tres meses

INCIPIT 76. NOVELA DE AJEDREZ / STEFAN ZWEIG

A bordo del transatlántico que había de zarpar a media noche de Nueva York rumbo a Buenos Aires reinaban la animación y el ajetreo propios del último momento. Los acompañanates que habían subido escoltaban entre apretujones a sus amigo; los repartidores de telegramas, con sus gorras ladeadas, recorrían los salones voceando nombres; al trajín de flores y maletas se añadía el de los niños que subían y bajaban las escalerillas curiosenado, mientras la orquesta amenizaba imperturbable el show en cubierta. Yo estaba conversando con un amigo en la cubierta de paseo, un poco al abrigo de todo aquel jaleo, cuando a nuestro lado relumbraron dos o tres veces los destellos de un flash: al parecer los reporteros habían aprovechado los últimos instantes previos a la partida para entrevistar y fitografira a algún personaje importante. Mi amigo echó una ojeada y sonrió:

-Tienen ustedes a bordo a un personaje bien curioso: Czentovic- Y como debió de deducir por mi expresión que no sabía de qué me estaba hablando, añadió: -Mirjo Czentovic, el campeón del mundo de ajedrez. Ha recorrido de punta a punta los Es-

INCIPIT 75. EL CAMINO DEL TABACO / ERSKINE CALDWELL

1
Lov Bensey regresaba por el camino del tabaco, carcomido por las lluvias, hollando con paso cansado la espesa capa de arena que lo cubría. cargaba un saco de nabos, que no poco esfuerzo le había costado conseguir, y su peso hacía aún más penoso el largo trayecto.
El día anterior, Lov había oíod decir que en Fuller había alguien que estaba vendiendo nabos a 50 céntimos el robo, y esa mañan muy temprano había salido de su casa con medio dólar en el bolsillo para comprarlos. Ahora llevaba ya recorridos 11 kilómetros, y aún le quedaban otros 3 más para llegar a su casa, junto al cargadero de carbón del ferrocarril.
4 o 5 de los Lester se encontraban en el patio delantero, si tal podía llamarse al baldío que daba acceso a la casa, cuando Lov se detuvo enfrente. Hacía cerca de 1 hora que lo habían visto en las dunas, a casi 3 kilómetros; no le habían quitado la vista de encima, y ahora que lo tenían a su alcance, estaban dispuestos a hacer todo lo posible por impedir que siguiera viaje con los nabos
Pero Lov tenía una mujer en quien pensar, además de su propia persona, y no iba a permitir que ninguno de los Lester se acercara demasiado a su saco. Habitualemnet, si tenía que pasar por allí llevando nabos, boniatos o cualquier clase de comestible, se apartaba del camino 1 kilómetro antes de llegar a la casa, daba un grna rodeo a campo traviesa, y volvía a tomarlo cuando se encontraba a una distancia pruden-

INCIPIT 74. SANGRE SABIA / FLANNERY O'CONNOR

CAPITULO 1
Hazel Motes estaba sentado en el asiento de felpa verde con el cuerpo echado hacia delante. Unas veces miraba por la ventanilla, como si quisiera saltar fuera, y otras a lo largo del pasillo, hacia el fondo del coche. El tren corría por entre las copas de los árboles que se apartaban a su paso y mostraban entre los claros al sol fijo, muy rojo, sobre los bosques lejanos. Más cerca, las tierras de labor se ondulabany agostaban bajo el sol, y uno spocos cerdos, hociqueando entre los surcos, parecían grandes piedras manchadas. La señora Wally Bee Hitchock, que estaba sentada frente a Motes, dijo que en su opinión un atardecer como aquél era el momento mñas hermoso del día, y le preguntó si no pensaba igual. La señora Hitchcok era una mujer gorda, que llevaba un traje con cuello y puños de color de rosa, y cuyas piernas, en forma de pera, colgaban del asiento sin llegar al suelo.
Haze la miró durante un segundo y, sin contestarle, se inclinó de nuevo hacia delante y fijó su vista

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia