Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

INCIPIT 796. SUBURBIA / JOHN CHEEVER

Imagino una pequeña estación de ferrocarril, diez minutos antes del oscurecer. Pasado el andén están las aguas del rio Wekonsett, que difunden un sombrío resplandor. La arquitectura de la estación es extrañamente informal, sombría, pero no grave, y casi recuerda una pérgola, una cabaña o una casa de verano, pese a que aquí los inviernos son duros. Las farolas distribuidas a lo largo del andén tienen un aire delicado que casi se palpa. Se diría que el escenario es la esencia del argumento. Viajamos sobre todo en avión y, sin embargo, parece que el espíritu de nuestro país ha conservado el carácter de una tierra de ferrocarriles. U no despierta en el dormitorio de un coche-cama a las tres de la madrugada, en una ciudad cuyo nombre no conoce y quizá nunca descubra. En el andén hay un hombre con un niño sobre los hombros. Hacen gestos de despedida a un viajero, pero ¡qué hace el niño tan tarde, y por qué llora el hombre? En un desvío, al otro lado del andén, hay un coche comedor iluminado, y un camarero está sentado, solo, frente a una mesa, haciendo sus cuentas.

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia