Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

RAVELSTEIN

Ravelstein, Saul Bellow, p. 200
-0 sea que van a ver a un hombre que preferiría no morir y le exponen su plan de suicidio.
-Hace varias semanas que Battle me lo insinuó. Es un hombre muy inteligente, pero tiene un carácter muy fuerte. Y esto le impide expresarse. La sensata es ella, ha venido con un vestido azul lleno de botones, dos hileras de botones en la parte delantera. Es una mujer menuda. ¿O será que su voluminoso marido la empequeñece? En fin, tiene una carita británica muy graciosa, una cara que te mira desde abajo. Estoy seguro de que los niños, cuando la ven, deben de encontrarla encantadora, simpática ...
-¿De qué se quejan, pues?
-Se quejan de que se hacen viejos. Todas las personas cultas cometen el mismo error, creen que la naturaleza y la soledad van a sentarles bien. La naturaleza y la soledad son veneno --dijo Ravelstein-. Al pobre Battle y a su mujer les deprimen los bosques. Eso es lo primero que hay que tener en cuenta.
-¿Y tú qué les has dicho?
-Les he dicho que han hecho bien contándomelo. Ojalá que la gente, cuando tiene ideas suicidas, pidiera consejo. Si se sienten de esa manera es porque les falta una comunidad, gente con quien hablar.
-Quizá sea la idea que se hacen de pagar un tributo. Tal vez ésa sea su manera de decir que la vida, sin su amigo Ravelstein, no tiene ningún valor-dije.
-Bien, yo los quiero mucho -dijo Ravelstein-.Se han inventado esa manera solapada de hacerme saber que no me iría solo.
-Es evidente que hablan de ti todo el tiempo y que han pensado que tal vez te convertirías en un referente ausente.

-0 sea que, si yo muero, también ellos pueden morir -dijo Ravelstein con esa manera suya de explicar las cosas.

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia