Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

INCIPIT 867. PRETENCIOSIDAD / DAN FOX

Empieza por lo básico. (Presumiblemente, el punto de partida menos pretencioso que quepa imaginar.) De la suma latina de prae -'delante' o 'antes'- y tendere -que significa 'extender', 'desplegar'-, surge el término pretencioso. Imagínatelo como sosteniendo algo delante de ti, como los actores que llevan una máscara en el teatro griego antiguo.
O imagínate a ti mismo en un campo de batalla medieval, cargando una armadura. En heráldica, el término “escudo de pretensión” describe el blasón de una heredera que, a la muerte de su padre, se incorpora a las armas de su marido. A falta de sucesores masculinos, el marido de la heredera “pretendería”representar a la familia de su mujer. Durante el combate, era necesario un escudo para proteger el cuerpo -sostenido frente a ti, prae tendere, como la máscara del actor oculta su rostro-, pero el escudo también exhibía un diseño que alardeaba de tu poder y autoridad política. Tu pretensión era tu protección y también podía convertirte en un objetivo. (El ejército ruso viene empleando desde el siglo XIV una estrategia de engaño llamada mashirovha -'algo enmascarado'- para ocultar, negar o desviar la atención de maniobras militares reales.)

En política, el aspirante a un trono o a un título de nobleza similar es conocido con el término pretendiente. 

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia