Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

INCIPIT 570. EL TESTIGO / JUAN VILLORO

l. LOS GUAJOLOTES
Le gustó que le tocara el cuarto 33. A ese hotel no había llegado la pretensión de que el cuarto 33 fuera el 303. Además, Ramón López Velarde había muerto a los 33 años y él necesitaba coincidencias. Cualquier dato supersticioso que lo acercara al poeta lo haría sentirse más capacitado. Sabia lo normal acerca de Ramón, lo cual equivalía a nada. Todo mundo sabía todo de él.
En cambio, su propio nombre, escrito en la tarjeta de registro del hotel, le produjo repentina extrañeza: «Julio Valdivieso», leyó en silencio, como si tuviera que cerciorarse de que  regresaba en representación de sí mismo.
No había apoyado el portafolios en el piso (el bellJ-boy aguardaba su propina como una obsecuente estatua) cuando sonó el teléfono:
-¿Qué pues? ¿Ya llegaste? -dijo una voz desconocida.
-¿Quién habla?
-¿Ya no te acuerdas de los cuates? El Vikingo.
-¿Quién?
-Juan Ruiz. En el taller de Orlando Barbosa me decían el Vikingo. Llevo siglos en publicidad. Nadie ha hecho más que yo por el consumo de cuadripollo en Aridoamérica.
«Cocaína», pensó Julio Valdivieso. Siguió escuchando:

-Llegas caído del cielo. Me urge verte. ¿Qué te parece dentro de dos horas? Los Guajolotes está a la vuelta de tu hotel.

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia