Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

EL HORROR

La Zona de Interés, Martin Amis, p. 271
Si lo que estamos haciendo es bueno, ¿por qué huele tan lacerantemente mal? En la rampa, por la noche, ¿por qué sentimos la necesidad ineludible de emborracharnos de forma tan  desenfrenada? ¿Por qué hemos hecho que el prado se agite y escupa? Las moscas son gordas como zarzamoras, los bichos, las enfermedades, oh ... , scheusslich, schmierig. .. ¿por qué? ¿Por qué las ratas consiguen 5 raciones de pan por cada hogaza? ¿Por qué al parecer esto les gusta a los lunáticos y sólo a los lunáticos? ¿Por qué aquí la concepción y la gestación no son promesa de una nueva vida sino certeza de la muerte de la mujer y el bebé? Ach, ¿por qué der   Dreck, der Sumpf, der Schkim? ¿Por qué la nieve se nos vuelve parda? ¿Por qué hacemos eso? Que la nieve parezca mierda de los ángeles. ¿Por qué hacemos eso?
El Día de Duelo del Reich ... , en noviembre del año pasado, antes de Zhúkov, antes de Alisz, antes de la nueva Hannah.
... Hay un cartel en la pared de la oficina que dice: Mi lealtad es mi honor y mi honor es mi lealtad. Afánate. Obedece. ¡LIMITATE A CREER! Y me parece enormemente sugerente que nuestra palabra para el ideal de obediencia -Kadavergehorsam- lleve un cadáver  en su composición {lo cual es curioso por partida doble, porque los cadáveres son las cosas más refractarias que existen sobre la tierra). El acatamiento del cadáver. La anuencia del cadáver. Aquí, en el campo, en los hornos crematorios, en las fosas, ello están muertos. Pero también lo estamos nosotros, los que obedecemos

Las preguntas que me hice el Día de Duelo del Reich no debo volver a hacérmelas nunca.
En la iamgen, acuarela de Singer Sargent

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia