Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

PATERNIDAD 1920

Vida privada, J. María de Sagarra, p.76
-Pues si no quieres sermones, te los tendrás que tragar. Porque soy tu padre y porque tengo derecho a echártelos. ¿Me has entendido? No quieren oír sermones ... ¡Vaya humos ¡Los señoritos! Créeme, yo nunca, nunca, me hubiera atrevido a contestar a mi padre en el tono en que tú me contestas. Pero, está claro, los tiempos cambian. Hoy no hay ninguna clase de respeto por los viejos; los viejos, que se mueran; los pobres padres no cuentan para nada; ¡sinvergüenza! Haces toda clase de sacrificios por ellos, te desvives por complacerles, les das todo lo que quieren, y aún se atreven a levantar la voz; ¡no les digáis nada, que son de azúcar! ¡Se ofenden! ¡Su padre les ofende! Sí, sí que Nuestro Señor se me lleve pronto; yo no estoy hecho para ... yo no estoy hecho para ...
-Créame, papá, usted no se da cuenta, usted me merece todos los respetos; pero, francamente, deberla comprender un poco más las cosas; no se da cuenta, y, cuando se pone de esta manera ...
-¿De qué manera me pongo? ¡Acabemos! ¿De qué manera? Tiene la poca vergüen.za de venirme a pedir cincuenta mil pesetas, porque en definitiva lo de la letra son cuentos; llegará el día del vencimiento y se echarán sobre mí, y para detener un ejecutivo no tendré otro  remedio que pagar, ¿me entiendes?, pagar, pagar; hace cuarenta años no hago otra cosa que pagar, y yo soy un viejo, ¡y yo no me puedo ganar la vida!, ¡y ya no queda dinero! ¡Y menos para tus vicios de degenerado!
-Papá, ¡se lo pido por Dios! Yo tengo mucha cuerda, pero ...

-¡Cuerda! ¡Cuerda! ¡Vicios es lo que tienes! Con la pensión que te doy, con lo que ganas en el banco y con lo que le queda a tu mujer, podríais vivir como príncipes. ¡Cincuenta mil pesetas! ¡Inútiles, gandules! ¿Crees que yo no sé que te pasas los días y las noches jugando en el Ecuestre y haciendo otras cosas que quiero ignorar, porque me da vergüenza que lleguen a mis oídos? A mi, mi padre me enseñó que antes morir que abandonarme a esas debilidades. Y digo debilidades para hacerte un favor, ¿me entiendes? Y un cristiano, un católico, un caballero, un hombre decente, que es padre de familia ...

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia