Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

El tio Wiggily en Connecticut

El tio Wiggily en Connecticut
Cigarrillos y cigarrillos, como en todos los cuentos de JDS, pero esta vez peor: mujeres que fuman ¡y beben¡ Copa tras copa hasta caerse borrachas mientras los licores manchan las alfombras como semen de tríbadas y ellas recogen los vasos con el coito interrumpido. Cartones de pitillos y cajas de copas…
Del resto todo muy bueno, de lo mejor, con esas notas perfectas de un realismo sencillo, singular, sofisticado y realista: “No, mira, ¡me queda más de la mitad¡”; “Erguida, por favor…”; el olor a jugo de naranja.
También esas payasadas de JDS, con su Bela Lugosi y sus chicas contorsionistas, por no hablar de la cocinita [sic.] japonesita. Y el tobillo. Aquí, cuando aparece uno de la familia Espejo es cuando todo se comienza a poner triste, con una tristeza sutil, como salida de los cuentos de Truman Capote. Porque, ¿quién influyó a quién? Se supone que el maestro de Capote es JDS, como el maestro de Andy Warhol es Capote, Truman Capote. Pero lo que si es cierto es que el cuento, como casi todo el libro es muy 50’s.
Se dice que Warhol, al llegar a Nueva York se apostó en el quicio de la puerta de Capote hasta que lo sacó de quicio y se presentaron y después… Nada: lo mejor es no hacerlo¡¡¡ Todo muy 50’s.
Tremenda la psicología femenina, esa parrafada donde Eloise le explica a su amiga cómo es el varón. ¡ Qué gran sabiduría femenina¡ Dice: “Estás perdida si alguna vez piensas que tienen la menor comprensión. Palabra” Hombres que lees a Jane Austen en NY en los 50’s. ¡Por Dios¡ Mentira cochina: lee cosas sobre los esquimales y la guerra y los iglús y los tipis. Pero eso sí: libros bien escritos.
Y sí, las dos son buenas chicas perdidas en ese siglo cuando aún había un norte y un camino al norte por el noroeste.
Sigue Just before the war with the eskimos. Elija su
camino:

-12345678910111213141516-

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia