Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

INCOMPLETITUD

Aunque por supuesto sigues siendo tú mismo: un viaje con David Foster Wallace
Sobre heroísmo y redención en una cultura empresarial. O sea, eso es lo que la convierte en una gran película. Lo de la máquina es su metáfora más pelada y esquelética: Rutger Hauer es nosotros. Es un poco como, no sé, ahora me has hecho pensar ... en la cantidad de belleza y profundidad que hay en toda la cultura popular mierdosa que nos rodea.
Como que viviendo en Bloomington, una de las cosas que hago, o sea, hay que escuchar un montón de country de mala muerte. Porque eso es lo que prima en la radio de allí, cuando te cansas como de escuchar a Green Day en la emisora de la facultad. Y esas canciones country son sencillamente tan, ya sabes, “Nena, desde que te marchaste estoy que no vivo, y no paro de beber a todas horas» y tal. Y recuerdo que escuchar ese rollo me exasperaba. Hasta que llevaba un año viviendo aquí. Y de repente pensé en la posibilidad de que la amante ausente a la que cantan no sea más que una metáfora. Y que a lo que en realidad cantan es a sí mismos, o a Dios, ¿sabes? “Desde que te marchaste estoy tan vacío que no puedo vivir, mi vida no tiene sentido.» Que en cierto sentido, o sea, esas canciones son increíblemente existencialistas. Que la pátina de lo ausente, el rollo romántico, sólo sirve para hacerlas vendibles. Pero que todo el patetismo y la sensiblería que desprenden es porque cantan acerca de algo mucho más elemental que les falta, y sobre su incompletitud sin eso. Más que sólo, ya sabes, a una chica de vaqueros justados o algo.

Y es tan raro. Es como si vivieras inmerso en ese rollo, todo muy a lo Flannery O'Connor. 

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia