Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

INCIPIT 777. LA OPERA FLOTANTE JOHN BARTH

l. AFINANDO MI PIANO

Para alguien como yo, cuyas actividades literarias desde 1920 se han limitado principalmente a escritos legales y la redacción de la Investigación, lo más duro de la tarea que me proponga, por ejemplo, la explicación de un dia en 1937 cuando cambié de opinión, es llevarla adelante. Nunca he intentado meterme en estas cosas, pero me conozco lo suficiente como para darme cuenta de que una vez se haya roto el hielo, las páginas saldrán una tras -otra, pues por naturaleza soy expansivo y el problema será atenerse a la historia y no perder de vista el tema central. No tengo dudas al respecto: puedo predecirme correctamente casi siempre porque, por más que la opinión de aquí en Cambridge diga lo contrario, soy una persona bastante coherente. Si otra gente (por ejemplo, mi amigo Harrison Mack y su mujer Jane) piensan que soy excéntrico e impredecible, ello se debe a que mis acciones y opiniones no son coherentes con sus principios, si es que tienen alguno. Pero os puedo asegurar que son coherentes con los mios. Y aunque mis principios pueden cambiar de vez en cuando -este libro, recordad, se refiere a uno de esos cambios--, yo siempre los tengo en abundancia, más de lo que preciso en la práctica, y por lo general tienen que ver entre sí

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia