Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

ARREOLA

La feria, JJ Arreola, p. 74-75
Una ciudad con zona de tolerancia es como un cuerpo con un tumor muy grave y que puede ir creciendo aunque todo el cuerpo esté limpio. Antes, Zapotlán era como una cara con espinillas. Sí, señores, la prostitución es el cáncer de la sociedad, y nuestro pueblo se siente ahora muy contento con su gangrena, porque ya sabe dónde la tiene. El núcleo está en la calle de Lerdo y doña María la Matraca lo fortalece y lo ramifica por Guerrero y Morelos. ¿Muy bonito, no?
- A mí se me hace que todo esto del tumor y las espinillas sale sobrando. Lo que pasa, mi querido Marqués, es que a ti te gusta ir de día con las muchachas, porque de noche te da miedo, y ahora más. Todo aquello es un enjambre de briagos y de cuicos. Antes ibas por la calle, como quien no quiere la cosa. Entrabas a tomar la copa, y luego lo que sigue, entre doce y una. Es bueno para las espinillas. Y nadie se daba cuenta, porque güilas habia por todas partes, con o sin cantina. Pero ahora, cada que agarres por Guerrero o bajes la Colorada, la gente te mira como diciéndote adónde vas: a poner el dedo en la llaga, a solazarte con el tumor de Zapotlán. ¡Ah, qué mi Marqués tan elegante!
-Vi al Perico Verduzco. Anda rete asustado. Fue el que bailó la última pieza con la Gallina sin Pico. Dice que estaba platicando con ella en la puerta del hule, allá donde ustedes saben, _por el Callejón del Diablo. También estaban otras muchachas, risa y risa, ya ven, el Perico es muy hablador. Y en eso que ven una mariposa negra, así de grande. "A mí se me iba a parar primero dice el Perico, pero me quité. Y se le va parando a la Gallina''
-¡Ándale Gallina, ya te llevó la chingada!
Las otras se metieron corriendo. La Gallina sin Pico se quedó callada, muy seria, viendo la mariposa que se fue volando, porque ni la mataron. Luego dice el Perico que le dijo. "Vamos a bailar.'' Y allí nomás se le resbaló a media pieza. Todos creían que se estaba haciendo, para asustar a las otras muchachas, por lo de la mariposa. Pero no. Clavó el pico de de veras. "¿Y qué tal,dice el Perico Verduzco, si se me para la mariposa a mi?" Y allí anda que no sale del susto.
-No cabe duda de que el señor presidente municipal es un hombre progresista.
-A mí me da lo mismo: con tal de que las haya, no me importa dónde estén.
-Yo perdí mi casa. No me dieron por ella ni lo que valía el solar
- ¡Gracias a Dios que se acabó este espectáculo para mis hijos! Yo vivo frente al Callejón del Diablo
-Lo que son las cosas, la Gallina sin Pico dijo que a ella primero la sacaban muerta, y ya ven, se le cumplio,  la sacaron del callejón con las patas por delante.
-Pero si en todas las ciudades civilizarlas hay zona de tolerancia. Hasta en Tamazula se nos adelantaron y nos pusieron el ejemplo.
-Con tal de que no tengan que cambiar todo el pueblo para allá, a la orilla de la laguna.
-Ahora, todo aquel que vaya por allí ya sabe a lo que va. Antes uno podía caer en la tentación, anduviera donde anduviera.
-¡Cuida tus pasos, pecador, que no vayan por el camino del mal!

-Ahora llego más pronto, voy más aprisa, casi corriendo… ¡El camino está de bajada!

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia