Te quiero más que a la salvación de mi alma

Te quiero más que a la salvación de mi alma

I+D+i

Fin de semana en Nueva York, Josep Pla, p. 163
Estos pintores, escritores e intelectuales de esta parte del mundo son furiosamente antiamericanos hasta tanto no les compran un cuadro en Nueva York o no traducen su novela o no les invitan a dar unas conferencias. Los Estados Unidos son muy ricos y, precisamente porque lo son, tienen ya, tendrán en el futuro, una vida intelectual potentísima. La vida intelectual en la pobreza es inconcebible.
Es muy posible que las personas dotadas de reflexión y de observación que en otras épocas se dedicaron, en este continente, a crear las maravillas que este continente, a pesar del instinto suicida que ha demostrado tener, contiene todavía, trabajen hoy en los laboratorios y centros de investigación de los Estados Unidos. El sentido de la corriente ha cambiado. Se vive hoy por otros conceptos. El cúmulo de reflexiones que subvenciona hoy la industria americana es de un volumen formidable.

Se suele presentar a los Estados Unidos como el país del reclamo, del anuncio, de la propaganda frenética. Pero ésta es una visión parcial de las cosas, y en este punto también me habían engañado. Aliado de toda esta actividad propagandística hay la otra parte: el laboratorio, la investigación, la ciencia. Un diferente grado de riqueza, una concepción distinta de la eficacia hacen que no puedan ser parangonados estos continentes en este aspecto. Pero aunque la base sea distinta, hay un factor que no puede ser olvidado: en Europa, además de la pobreza, hay un factor de pereza mental, de desidia, de petulancia, de ignorancia, que hace que entre los Estados Unidos y algunos países de aquí el abismo sea insondable. Una vez aquí, se tiene la sensación de que en estos países la pereza mental es cultivada y fomentada deliberadamente. 

No hay comentarios:

WIKIPEDIA

Todo el saber universal a tu alcance en mi enciclopedia mundial: Pinciopedia